Publicado 19/08/2020 12:48:07 +02:00CET

La dexametasona podría reducir la mortalidad en hospitalizados con COVID-19

Hospital, habitación, uci
Hospital, habitación, uci - GETTY - Archivo

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Huddersfield (Reino Unido) han publicado un estudio que ha evidenciado que el esteroide dexametasona podría estar implicado en reducir las tasas de mortalidad en los pacientes hospitalizados de COVID-19 al principio de la pandemia.

En su trabajo, publicado en la revista 'Expert Review of Respiratory Medicine', evaluaron los resultados del uso de corticoesteroides como la dexametasona en pacientes hospitalizados con COVID-19 con síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) en soporte respiratorio.

A mediados de abril habían descubierto que la proporción de pacientes con COVID-19 que murieron en el grupo de esteroides era significativamente menor en comparación con los que no recibieron corticoesteroides, un 28 frente a un 69 por ciento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) había recomendado, al principio de la pandemia, que no se utilizaran esteroides para combatir el COVID-19 debido al riesgo percibido de retraso en la eliminación del coronavirus. A pesar de las advertencias de la OMS, varios organismos mundiales reconocieron los beneficios de la mortalidad por el uso de esteroides en pacientes con SDRA que padecían COViD-19, como la Comisión Nacional de Salud y la Administración Estatal de Medicina Tradicional China (NHC) y el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH).

"Siempre existe el dilema entre los riesgos y los beneficios de la práctica basada en la evidencia en una emergencia médica. El consejo de la OMS confundió a muchas personas y muchos países se mantuvieron alejados del uso de esteroides debido a los riesgos de disminución de la respuesta inmunológica", reflexionan los autores.

Según este trabajo, los beneficios del uso de esteroides "superan los riesgos". "Existe el riesgo de que el sistema inmunológico disminuya y existe la posibilidad de que se retrase la eliminación viral del cuerpo, pero es un riesgo que vale la pena tomar si salva vidas", concluyen.