Publicado 12/04/2021 18:00CET

Desarrollan fármacos probióticos a base de kéfir

Archivo - Kéfir
Archivo - Kéfir - JULES/FLICKR - Archivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev (BGU) en Beerseba (Israel) han identificado por primera vez nuevos candidatos a fármacos probióticos basados en moléculas aisladas de yogur kéfir para combatir bacterias patógenas y tratar diversas enfermedades, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y las tormentas de citocinas relacionadas con COVID-19.

La investigación, publicada en 'Microbiome', fue dirigida por Orit Malka, estudiante del profesor Raz Jelinek, vicepresidente de GU y decano de investigación y desarrollo. "Estos resultados son notables, ya que es la primera demostración de que la virulencia de las bacterias patógenas humanas puede mitigarse mediante moléculas secretadas en productos lácteos probióticos, como el yogur o el kéfir", ha señalado el profesor Jelinek.

"Nuestra investigación arroja luz sobre el mecanismo por el cual los probióticos fermentados con leche pueden proteger contra infecciones patógenas y ayudar al sistema inmunológico. Después de resultados prometedores en modelos animales, esperamos poder administrar estos candidatos a fármacos a pacientes que están experimentando una tormenta de citocinas debido a la infección por COVID-19 o personas que padecen patologías intestinales inflamatorias agudas, como la enfermedad de Crohn", ha añadido.

El kéfir es una bebida láctea probiótica fermentada elaborada mediante la infusión de leche de vaca o de cabra con granos de kéfir que contienen levadura y bacterias del ácido láctico. Se cree que los probióticos ayudan a las funciones inmunitarias, afectan a las poblaciones microbianas equilibradas en el sistema digestivo y protegen potencialmente al cuerpo contra las infecciones bacterianas.

"Las propiedades saludables de los probióticos en el yogur han sido ampliamente reconocidas, pero nuestros notables investigadores de BGU han demostrado cómo en realidad tienen el potencial de ser medicamentos altamente efectivos", ha señalado Doug Seserman, director ejecutivo de American Associates, Ben-Gurion University of the Negev.

Los investigadores de BGU demostraron que las moléculas secretadas por kéfir podían reducir significativamente la virulencia de 'Vibrio cholerae', que causa el cólera. El efecto antibacteriano se basó en interrumpir la comunicación entre las células bacterianas, lo que es un enfoque prometedor contra las bacterias resistentes a los antibióticos.

En un estudio de seguimiento, los científicos observaron que las moléculas aisladas tenían propiedades antiinflamatorias dramáticas en diversas condiciones patológicas y modelos de enfermedades. Por ejemplo, los resultados experimentales revelaron que las moléculas curaron eficazmente a los ratones afectados por una tormenta de citocinas letal, la respuesta inmune extrema que es una de las principales causas de muerte en los pacientes con COVID-19. Las moléculas no solo eliminaron la tormenta de citocinas, sino que también restauraron el equilibrio del sistema inmunológico, una hazaña extraordinaria que apunta a un potencial terapéutico significativo.

Los investigadores han formado una nueva empresa para desarrollar y comercializar la tecnología a través de BGN Technologies, la empresa de transferencia de tecnología BGU.

"En un mundo donde las bacterias resistentes a los antibióticos se están convirtiendo en una amenaza inminente, las nuevas moléculas descubiertas por los científicos de BGU allanan un camino completamente nuevo para combatir las infecciones bacterianas al interrumpir las comunicaciones entre células en bacterias patógenas", ha señalado Josh Peleg, director ejecutivo de BGN Technologies.

"Además, las dramáticas actividades antiinflamatorias de las moléculas pueden abrir nuevas vías para terapias y productos alimenticios probióticos científicamente probados. Años de investigación revolucionaria han alcanzado un punto de validación que condujo al establecimiento de una empresa biofarmacéutica para el desarrollo y la evaluación clínica de esta nueva y emocionante tecnología que potencialmente puede revolucionar el tratamiento de infecciones bacterianas y afecciones inflamatorias", concluye.