Publicado 04/06/2021 12:18CET

Demuestran que un fármaco evita recaídas en mujeres con cáncer de mama en un estudio

Archivo - La responsable del Grupo de Genética del Cáncer y miembro de la Unidad de Cáncer de Mama del Vhio, Judith Balmaña, es coautora del estudio
Archivo - La responsable del Grupo de Genética del Cáncer y miembro de la Unidad de Cáncer de Mama del Vhio, Judith Balmaña, es coautora del estudio - KATHERIN WERMKE - Archivo

BARCELONA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Vall d'Hebron Instituto d'Oncologia (Vhio) han demostrado en un estudio la utilidad del fármaco Olaparib para evitar recaídas en mujeres con una mutación en los genes BRCA1 o BRCA2 con un cáncer de mama precoz y HER2 negativo, ha informado en un comunicado este jueves.

La revista 'The New England Journal of Medicine' ha publicado los resultados del estudio OlympiA en el que han participado un total de 1.836 pacientes con la enfermedad, que han recibido el tratamiento durante un año tras la intervención quirúrgica, la quimioterapia y la radioterapia convencionales.

El Olaparib es un fármaco que inhibe la proteína PARP, que desempeña una función clave en la reparación del ADN, y cuyo uso actualmente está aprobado en pacientes con cáncer de mama metastásico, cáncer de ovario, cáncer de próstata y cáncer de páncreas y una alteración en los genes BRCA1 o BRCA2.

Ahora, los resultados amplían el uso de este fármaco hacia el cáncer de mama precoz al demostrar su utilidad para evitar el riesgo de recaída en estas pacientes en más de un 40% y abren la puerta a "un cambio en la práctica clínica" porque puede servir para curar pacientes con una alteración hereditaria en los genes BRCA1 o BRCA2.

El estudio aleatorizó a las participantes en dos grupos, uno que recibió Olaparib y otro al que se le administró placebo y, a los tres años y medio de seguimiento, han comprobado que la reducción absoluta del riesgo de recaída en el grupo que recibió el fármaco era del 7% respecto al grupo control.

La responsable del Grupo de Genética del Cáncer y miembro de la Unidad de Cáncer de Mama del Vhio, Judith Balmaña, ha reivindicado que los datos suponen un "gran avance clínico" porque indican que las pacientes con una alteración genética hereditaria en BRCA1 o BRCA2 pueden recibir un tratamiento dirigido con un elevado impacto en su posibilidad de curarse, al tratarse de fases iniciales de la enfermedad.

El estudio ha sido posible gracias a una alianza para tirar adelante un estudio clínico entre la academia y la industria farmacéutica a nivel mundial, y en el ámbito español el grupo cooperativo SOLTI y el grupo cooperativo GEICAM de investigación en cáncer de mama han participado como grupos académicos que pertenecen a BIG (Breast International Group) y conjuntamente han reclutado casi 122 pacientes, casi un 10% del total.

Contador

Para leer más