Publicado 24/05/2022 11:43

Daiichi Sankyo Europa destaca la necesidad de abordar la percepción y la clasificación del riesgo de ECV

Archivo - Mejorar la salud cardiovascular podría ayudar a prevenir la aparición de la depresión en los ancianos, afirman los investigadores
Archivo - Mejorar la salud cardiovascular podría ayudar a prevenir la aparición de la depresión en los ancianos, afirman los investigadores - PIXABAY - Archivo

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Daiichi Sankyo Europa ha destacado la necesidad de abordar las percepciones clínicas actuales y la clasificación del riesgo de desarrollar o exacerbar la enfermedad cardiovascular (ECV), según ha asegurado en el Congreso 2022 de la Sociedad Europea de Aterosclerosis (EAS).

La compañía ha anunciado este lunes los datos del estudio multinacional, prospectivo y observacional diseñado para evaluar el tratamiento de los pacientes de alto y muy alto riesgo CV que requieren terapia hipolipemiante (THL) en la práctica clínica habitual, demostraron que el riesgo CV de los pacientes analizados estaba notablemente subestimado en la práctica clínica según las guías europeas.

Los datos del estudio SANTORINI muestran que de los más de 9.000 pacientes, el 70,8 por ciento de ellos han sido clasificados por los investigadores como de muy alto riesgo y el 29,2 por ciento como de alto riesgo de infarto o ictus. Sin embargo, entre los pacientes clasificados como de alto riesgo, el 41,5 por ciento mostraba evidencia de enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD, por sus siglas en inglés) lo que, según las guías de la EAS/ESC implicaría clasificarlos como de muy alto riesgo CV.

Asimismo, se ha observado que el 54,2 por ciento de los pacientes están siendo tratados con monoterapia, y el 21,8 por ciento informó de que no utilizaba ningún tipo de THL. Las guías europeas recomiendan que cuanto mayor sea el riesgo de un paciente, más intensa debe ser la intervención terapéutica, lo que sugiere que es necesario poner más énfasis en la optimización del tratamiento, incluida la terapia combinada, para aquellos pacientes que actualmente siguen teniendo un alto riesgo residual de eventos CV debido a su elevado c-LDL.

"Los resultados actuales del estudio SANTORINI demuestran claramente que, como médicos, debemos revisar y actualizar colectivamente nuestra percepción del riesgo y los factores de riesgo asociados a la hora de controlar los niveles de colesterol de los pacientes de alto y muy alto riesgo de ECV. Estos resultados ponen de manifiesto una discrepancia crítica entre las recomendaciones de las guías y la práctica clínica", ha explicado el presidente de la Sociedad Europea de Aterosclerosis, Kausik Ray.

Por su parte, el director ejecutivo de medical affairs especialidades de Daiichi Sankyo Europa, Garth Virgin, ha señalado que es fundamental que la industria farmacéutica siga apoyando a la comunidad clínica para que incorpore las guías de la EAS/ESC a su práctica clínica habitual y, al hacerlo, contribuya a reducir el número de eventos cardiovasculares evitables.

"Los resultados del estudio SANTORINI ponen de manifiesto la necesidad de una mayor comprensión y colaboración para aportar información científica a la comunidad médica y, en última instancia, contribuir a mejorar la atención a los pacientes", ha sentenciado.