Publicado 14/07/2022 14:25

Crece la demanda de antigripales y protectores solares ante el repunte simultáneo de infecciones y temperaturas

Archivo - Farmacia
Archivo - Farmacia - RAPISAN SWANGPHON JOHN - Archivo

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Crece la demanda de antigripales y protectores solares ante el repunte simultáneo de infecciones y temperaturas, según se desprende del análisis del último Observatorio de Tendencias de Cofares, que se centra en el comportamiento social a raíz de la demanda registrada en las farmacias.

En febrero, coincidiendo con el final del uso obligatorio de mascarillas en exteriores, creció el reclamo de los antigripales un 158 por ciento en términos interanuales. Una tendencia que continuó al alza en los meses posteriores, cuando comenzaban a subir los termómetros.

En concreto, en marzo el incremento fue del 208 por ciento, llegando al pico más alto en abril, mes en el que el uso de la mascarilla dejó de ser obligatorio en espacios interiores, con un 288 por ciento. La escalada comenzó a ceder en junio, momento en el que el consumo repuntó solo el 178 por ciento.

"Se ha registrado un aumento tanto de antigripales como de solares entre los meses de febrero y junio de este año, que casualmente coincide con la relajación del uso de las mascarillas", han dicho los analistas del Observatorio de Tendencias de Cofares.

Por un lado, continua, "en el caso de los antigripales, podríamos deducir que la falta de inmunización frente a otros virus tras meses de uso estricto de la mascarilla y la proliferación de otros virus respiratorios habrían propiciado este aumento y, paradójicamente, el incremento en los solares podría explicarse por una mayor actividad en exteriores, las altas temperaturas y el deseo de volver a disfrutar del aire libre tras dos veranos consecutivos de restricciones".

Algo similar ocurre con los productos solares, cuya venta en farmacias también se ha visto incrementada a raíz del fin del uso obligatorio de mascarillas en exteriores en el mes de febrero, lo que favoreció que las personas volvieran a disfrutar de más tiempo al aire libre. A esto habría que añadir que en el periodo comprendido entre febrero y junio se han registrado temperaturas más altas de lo habitual.

Según se desprende de los datos del Observatorio de Tendencias de Cofares, además de la anticipación de la primera ola de calor, de nuevo hay que referirse al desuso generalizado de las mascarillas. Coincidiendo con el fin de su utilización en exteriores, se detectó un aumento del 74 por ciento de los solares respecto al año anterior.

Si bien en marzo este incremento se moderó hasta el 16 por ciento, en abril y mayo volvió a crecer, alcanzando el 35 por ciento y el 40 por ciento, respectivamente. Los datos respaldan que el 'efecto verano' ha adelantado el consumo de protectores, cuya demanda se queda únicamente en el 8 por ciento en junio.

Contador