Actualizado 15/03/2021 12:49 CET

AstraZeneca asegura que "no hay pruebas" de que la vacuna provoque un incremento del riesgo de coágulos

Una dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus
Una dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus - María José López - Europa Press

BERLÍN, 15 Mar. (DPA/EP) -

La farmacéutica británico-sueca AstraZeneca ha asegurado este domingo que "no hay pruebas" de que su vacuna contra el coronavirus provoque un incremento del riesgo de coágulos en sangre, pese a la decisión de varios países de suspender su utilización como medida de precaución.

De hecho, la empresa asegura que ha realizado "una revisión minuciosa" de los datos disponibles sobre quienes han recibido la vacuna en Reino Unido y la Unión Europea. "Unos 17 millones de personas de la UE y Reino Unido han recibido ya nuestra vacuna y el número de casos de coágulos de los que se ha informado entre este grupo es inferior a la media que se puede esperar en la población en general", ha explicado la farmacéutica a través de un comunicado firmado por su jefa médica, Ann Taylor.

Y es que, prosigue, la naturaleza de la pandemia ha incrementado la atención sobre casos individuales. "Estamos yendo más allá de las prácticas habituales de seguridad de seguimiento de medicamentos autorizados sobre casos de incidentes vacunales para garantizar la seguridad pública", ha añadido Taylor.

Por ello, la compañía ha querido transmitir un mensaje de "tranquilidad" sobre la seguridad de su vacuna frente a la COVID-19. Hasta ahora, en la UE y el Reino Unido, se han notificado 15 casos de TVP y 22 de embolia pulmonar entre las personas que recibieron la vacuna, según los casos recibidos por la compañía hasta el 8 de marzo.

Esta cifra es "muy inferior" a la que se esperaría que ocurriera de forma natural en una población general de este tamaño y es "similar" a la de otras vacunas autorizadas frente a la COVID-19. Además, la compañía ha señalado que en los ensayos clínicos, aunque el número de acontecimientos trombóticos fue pequeño, esta cifra fue "más baja" en el grupo vacunado. Tampoco ha habido "ninguna evidencia" de aumento de las hemorragias en los más de 60.000 participantes incluidos.

En relación a la calidad, desde AstraZeneca se asegura que tampoco se han confirmado problemas relacionados con ningún lote de la vacuna utilizado en Europa, ni en el resto del mundo. "Nosotros mismos y las autoridades sanitarias europeas hemos realizado, y se siguen realizando, pruebas adicionales de manera independiente, y ninguna de estas pruebas ha demostrado ser motivo de preocupación", ha detallado.

Durante la producción de la vacuna, AstraZeneca, sus socios y más de 20 laboratorios independientes realizan más de 60 controles de calidad. "Siempre se antepone la seguridad de los ciudadanos. La compañía está estudiando detenidamente esta cuestión, pero las evidencias disponibles no confirman que la vacuna sea la causa. Para superar la pandemia, es importante que la gente se vacune cuando se le invite a hacerlo", han aseverado desde la compañía.

Irlanda y la región italiana del Piamonte han sido los últimos en anunciar la suspensión del uso de la vacuna de AstraZeneca tras hacer lo propio Austria, Dinamarca, Estonia, Lituana, Noruega, Islandia y Tailandia. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado este viernes que "no hay razón para no usar" la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19.

La vacuna ha recibido la autorización de comercialización condicional o uso de emergencia en más de 70 países de los seis continentes, y con la reciente inclusión en la lista de uso de emergencia presentada por la OMS acelera el camino para su acceso en hasta 142 países a través de la plataforma 'COVAX'.

552882.1.260.149.20210315104755
Vídeo de la noticia
Contador

Para leer más