Publicado 24/02/2021 15:02CET

La coordinación en la dispensación de medicamentos del ámbito hospitalario con las farmacias comunitarias ahorra costes

Archivo - Personas con mascarilla en una farmacia de Mashhad, Irán
Archivo - Personas con mascarilla en una farmacia de Mashhad, Irán - AHMAD HALABISAZ / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La coordinación en la dispensación de medicamentos del ámbito hospitalario con las farmacias comunitarias ahorra costes tanto al sistema sanitario y a los pacientes, según señala un estudio del Consejo General de Colegios Farmacéuticos y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria.

El trabajo, que ha sido publicado en la revista 'Global & Regional Health Technology Assessment', refleja que solo en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla se generó un ahorro de 30.205 euros al evitar la realización de envíos por mensajería y desde la perspectiva social, para los pacientes, la iniciativa supuso un ahorro de 23.309 euros, gracias a los desplazamientos (8.907 euros) y las pérdidas de productividad evitados (14.402 euros).

Con la irrupción de la pandemia hubo que poner en marcha nuevos servicios asistenciales, entre ellos la colaboración de las farmacias con los servicios de farmacia hospitalaria para la entrega de medicamentos hospitalarios. Así, en Cantabria se llevó a cabo una experiencia piloto de continuidad asistencial en la atención farmacéutica de pacientes externos hospitalarios, mediante una acción conjunta de todas las farmacias comunitarias, tres hospitales y los tres almacenes de distribución.

El objetivo de esta experiencia ha sido evitar el desplazamiento de los pacientes al hospital y en consecuencia los posibles riesgos asociados, garantizando en todo momento la supervisión y custodia por un farmacéutico. De esta manera, los pacientes externos de tres hospitales cántabros recibieron atención farmacéutica telemática por el farmacéutico del hospital y fueron remitidos a la farmacia de su elección, donde se le hacía una dispensación informada del mismo.

Una vez concluida la experiencia piloto, el objetivo de este trabajo de investigación ha sido estimar los costes evitados, que solo durante los meses de abril y mayo de 2020 permitió que 2.249 medicamentos de dispensación hospitalaria fueran entregados en la farmacia comunitaria, con un promedio de 57,7 entregas diarias.

En este cálculo se han tenido en cuentan los datos facilitados del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y las 262 farmacias de Cantabria participantes y se ha concluido también que con este programa los pacientes han evitado 93.305 km en desplazamientos al hospital, asociados a un ahorro promedio de tiempo de 1.374 horas.

"Estos datos confirman algo que parecía obvio, como es que la colaboración de los farmacéuticos hospitalarios y comunitarios desemboca en el beneficio del paciente", señala Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos, para quien "facilitar este servicio a los pacientes, en los casos que sea posible y más allá de la pandemia, permitiría no solo evitarles gastos, sino también mejorar su calidad de vida al reducir el número de desplazamientos y garantizar la humanidad y seguridad del servicio, con la continua supervisión y responsabilidad de un farmacéutico, en una continuidad asistencial entre hospital y farmacia".

Por su parte, Rita de la Plaza, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Cantabria, destaca como desde un primer momento "pensamos en el beneficio insiste en que este sistema garantiza "que el medicamento no sale nunca del canal farmacéutico, pasando los mismos controles y cumpliendo con las mismas exigencias en cuanto a normativas de custodia y conservación en el transporte".

Además, hay que tener en cuenta, más allá del ahorro, el beneficio para los pacientes. Una reciente encuesta realizada por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria revela el elevado grado de satisfacción mostrado por los pacientes participantes en la iniciativa. A más del 70% de los encuestados les parecen adecuados o muy adecuados la accesibilidad, horarios y tiempo de espera en las farmacias comunitarias asignadas, y califican su nivel de satisfacción global respecto a la atención recibida con una puntuación promedio de 7,7 sobre 10.