Publicado 03/08/2021 18:11CET

Una combinación de fármacos posibilita la cirugía de los pacientes con cáncer de hígado avanzado

Representación de la tinción del microambiente tumoral inmunitario de un paciente respondedor mediante citometría de masas por imágenes.
Representación de la tinción del microambiente tumoral inmunitario de un paciente respondedor mediante citometría de masas por imágenes. - WON JIN HO

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una combinación del fármaco inhibidor de la quinasa cabozantinib y el fármaco de inmunoterapia nivolumab puede hacer posible la cirugía curativa en algunos pacientes con cáncer de hígado que normalmente no serían considerados candidatos a la operación, según un estudio del Johns Hopkins Kimmel Cancer Center de Sidney (Australia).

Los resultados, publicados en la revista 'Nature Cancer', describen los beneficios de esta combinación de fármacos. Entre las 15 personas con carcinoma hepatocelular (CHC) que participaron en el estudio y que no pudieron ser tratadas previamente con cirugía, los fármacos permitieron a 12 pacientes someterse con éxito a la extirpación quirúrgica de su cáncer. A cinco de estos 12 pacientes solo les quedaba un 10 por ciento o menos de tumor tras el tratamiento farmacológico.

La terapia combinada ofrece un tratamiento muy necesario para el CHC, que constituye más del 90 por ciento de todos los cánceres primarios de hígado y es la cuarta causa de muerte relacionada con el cáncer en todo el mundo. Menos del 30 por ciento de los casos de CHC en todo el mundo pueden resecarse quirúrgicamente en el momento del diagnóstico, bien porque el hígado está demasiado dañado o porque el cáncer se ha extendido a tejidos que dificultan demasiado la cirugía.

"Los pacientes incluidos en este estudio suelen considerarse incurables en el sentido convencional actual, por lo que el hecho de que hayamos observado estas respuestas es realmente emocionante, ya que sugiere que esta estrategia podría adoptarse para enfermedades incurables muy difíciles", afirma el profesor adjunto de oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y primer autor del estudio, el doctor Won Jin Ho.

El CHC es inusual entre los cánceres de tumores sólidos porque no se han utilizado terapias sistémicas para tratar el cáncer y hacerlo más susceptible de ser operado, dice el autor principal, el doctor Mark Yarchoan, profesor adjunto de oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. "Tuvimos la corazonada de que había pacientes actualmente incurables a los que podríamos llevar a una cirugía que les iría bien, y efectivamente, hubo un grupo de pacientes que participaron en este estudio que están vivos hoy sin tumor a los que antes no se les habría ofrecido la cirugía", señala.

Asimismo, los resultados también sugieren que la combinación de fármacos podría ayudar a reducir las tasas de recaída del cáncer tras la cirugía. Incluso entre los pacientes operados con éxito, la tasa de recidiva puede ser del 50 por ciento o superior. En el estudio actual, los investigadores descubrieron que los cinco pacientes que fueron operados y cuyos tumores se redujeron significativamente han permanecido libres de la enfermedad durante más de 230 días hasta ahora. Cuatro de los siete pacientes que no tuvieron una respuesta tumoral significativa desarrollaron una progresión de la enfermedad entre 56 y 155 días después del final del tratamiento.

CABOZANTINIB Y NIVOLUMAB

Cabozantinib y nivolumab se han utilizado antes por separado y en combinación para tratar el cáncer de hígado avanzado, pero los investigadores querían probar su uso específicamente para ver si podían hacer que más pacientes fueran elegibles para una cirugía potencialmente curativa.

"Queríamos usar una combinación que reflejara el estándar de atención", dice Yarchoan, "y esta combinación reflejaba hacia dónde creemos que va el campo en términos de usar dos fármacos juntos para tratar de maximizar los efectos terapéuticos", señala.

Todos los pacientes fueron reclutados en la Clínica Multidisciplinar de Cáncer de Hígado y Biliar del Centro Oncológico Kimmel, donde los pacientes son evaluados por múltiples expertos en cirugía, patología, oncología médica y otras disciplinas para elaborar un plan de tratamiento integral. El trabajo en equipo multidisciplinar es bueno para los pacientes, pero también es útil en este tipo de estudios, añade Yarchoan. "En otras instituciones en las que sólo se ve a un cirujano, no hay oportunidad de discutir la adición de medicamentos", expresa.

Así las cosas, el equipo de investigación examinó detenidamente la respuesta inmunitaria y el microambiente tumoral en las biopsias de sangre y de tejido de los pacientes inscritos en el estudio para saber más sobre cómo respondía exactamente el CHC, o no, al tratamiento combinado. Una técnica denominada citometría de masas para la obtención de imágenes permitió a los médicos observar múltiples tipos de células a la vez, "y comprender realmente sus relaciones entre sí", dice Ho.

Por ejemplo, los investigadores observan que una agregación distinta de células B inmunitarias era indicativa de una respuesta al cabozantinib y al nivolumab, lo que apoya una fuerte respuesta antitumoral. La técnica también ayudó a los investigadores a ver cómo la proximidad de los linfocitos B y los linfocitos T a algunas células inmunitarias macrófagas con efecto inmunosupresor era característica de los tumores resistentes al tratamiento combinado.

En el futuro, este tipo de análisis en profundidad del microentorno tumoral podría ayudar a los clínicos a buscar fármacos que promuevan una respuesta de las células B o reprogramen las células inmunitarias inmunosupresoras del hígado para que respondan mejor a la terapia, según señalan los investigadores.

Para leer más