Una combinación de fármacos mejora la gravedad de la apnea obstructiva del sueño en un 63%

Publicado 25/06/2019 11:17:12CET
Apnea del sueño
Apnea del sueño - CSD - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La apnea obstructiva del sueño (SAHS) podría tratarse con una combinación de dos medicamentos, atomoxetina y oxibutinina, que permiten mejorar hasta en un 63 por ciento la gravedad de este trastorno, según ha concluido un estudio sobre el tratamiento farmacológico de este síndrome dirigido por el doctor Luigi Taranto Montemurro, del Departamento de Medicina del Sueño de la Harvard Medical School de Boston (EE.UU).

La investigación ha sido presentada durante el 52º Congreso SEPAR 2019 que la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha organizado entre el 13 y 16 de junio en Santiago de Compostela.

Este trastorno respiratorio es una obstrucción de la vía aérea superior causada por una pérdida del tono muscular que ocurre durante el sueño. De este modo, se produce una hipoxia, conocida también como falta de oxígeno, y una fragmentación del sueño. Esta patología afecta a más del 50 por ciento de las personas obesas y en torno al 25 o 30 por ciento de la población adulta. Cuando las apneas provocan síntomas como cansancio o somnolencia durante el día se habla de apnea obstructiva del sueño (SAHS), cuya prevalencia es el del 10 por ciento en los varones de edad media y de un 5 por ciento en mujeres, según ha explicado la doctora Olga Mediano, neumóloga y coordinadora del Área de Sueño de SEPAR.

En este sentido, la presión positiva continua de la vía aérea (CPAP) se sitúa como el tratamiento actual para tratar esta afección. Consiste en administrar un flujo de aire de forma continua a través de una mascarilla que se coloca en la nariz abriendo la vía aérea del paciente. No obstante, a pesar de su eficacia presenta algunos inconvenientes, ha asegurado la experta, quien ha explicado que hay pacientes que no se adaptan a llevar la mascarilla durante toda la noche, entre un 20 y 30 por ciento de los pacientes no son capaces de adaptarse a esta técnica y además supone un gasto elevado, porque requiere de personal especializado.

En este contexto, los expertos han observado que los agentes noradrenérgicos, como la atomoxetina, aumentan la actividad del músculo geniogloso en la fase no REM del sueño, mientras que los bloqueantes muscarínicos, como la oxobutinina, aumentan su actividad durante la fase REM. De este modo, decidieron administrar una combinación de ambos fármacos con el objetivo de mantener una actividad adecuada del músculo geniogloso para mantener abierta la vía aérea.

PASTILLAS PARA TRATAR LA APNEA DEL SUEÑO

De este modo, la doctora Mediano ha puesto de relieve que el hecho de tratar la apnea del sueño con pastillas supone una visión optimista respecto nuevas opciones terapéuticas, sin embargo, "hay que seguir investigando si el efecto se mantiene a más largo plazo, con una muestra más grande, en qué pacientes y qué efectos secundarios podría tener".

Asimismo, puede servir como alternativa para la aplicación de CPAP en el caso de pacientes que presenten intolerancia hacia esta técnica, ya que podría ofrecerse como tratamiento de elección en pacientes o como adyuvante a la CPAP, ha concluido la experta.

Por último, se están probando estimuladores del nervio hipogloso que actúen contrayendo el músculo geniogloso y la lengua para tratar la apnea del sueño, y terapias miofuncionales, que son ejercicios para fortalecerlo.