Una combinación de dos anticuerpos es capaz de suprimir el VIH durante meses

VIH, sida
GETTY - Archivo
Actualizado 28/09/2018 9:24:21 CET

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Gracias a las mejoras en la terapia antirretroviral, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es ahora una enfermedad manejable; pero, incluso los mejores fármacos no eliminan por completo el virus, que permanece en el cuerpo de manera latente, amenazando con elevarse a niveles peligrosos si un paciente olvida o renuncia al tratamiento. Para mantenerse saludables, las personas infectadas con el VIH deben, por lo tanto, seguir estrictos regímenes de medicamentos, que generalmente implican la ingesta de píldoras todos los días durante el resto de sus vidas.

Nuevos ensayos clínicos de investigadores de la Universidad de Rockefeller, en Nueva York, Estados Unidos, sugieren que una nueva inmunoterapia, una combinación de dos anticuerpos anti-VIH, es capaz de suprimir el VIH durante meses. Los fármacos, llamados anticuerpos neutralizantes en sentido amplio o bNAbs, resultaron ser seguros y más efectivos que cualquier terapia de anticuerpos probada previamente. Los resultados fueron publicados en 'Nature' y 'Nature Medicine'.

La terapia antirretroviral, el estándar de oro para el tratamiento del VIH, funciona casi perfectamente en ensayos clínicos, pero en el mundo real, las cosas son más complicadas. Algunos pacientes no toman sus fármacos o pierden el acceso a la atención médica. Y la inconsistencia en el tratamiento presenta un riesgo no solo para la persona infectada, sino para la población en general: cuando el virus no se controla adecuadamente, la probabilidad de transmisión aumenta.

Para proteger tanto a las personas como a las comunidades, los investigadores esperan desarrollar medicamentos que no dependan de una dosis diaria. Los resultados de los nuevos estudios, dirigidos por Michel C. Nussenzweig, Marina Caskey y sus colegas, sugieren que tal medicamento puede de hecho estar en el horizonte.

Nussenzweig identificó inicialmente los anticuerpos, conocidos como 3BNC117 y 10-1074, mientras estudiaba a personas cuyos cuerpos combaten con éxito el VIH sin la ayuda de fármacos. En estos llamados "controladores de élite", los anticuerpos naturales se dirigen a las proteínas en el exterior del virus y reclutan el sistema inmunitario del cuerpo para combatir la infección.

CONVERTIR A SERO POSITIVOS EN CONTROLADORES DE ÉLITE DEL VIRUS

El objetivo final de la terapia bNAb es convertir a cualquier persona que tome la medicación en un controlador de élite, suprimiendo eficazmente el virus a través de una respuesta inmune mejorada. Estos medicamentos tienen el beneficio adicional de permanecer en el cuerpo más tiempo que los fármacos antirretrovirales y, por lo tanto, deberían requerir una administración menos frecuente.

Estudios previos han demostrado que el tratamiento con un solo bNAb reduce los niveles de virus en la sangre, pero estos efectos son de corta duración. Con el tiempo, el VIH muta de tal manera que el anticuerpo ya no puede encontrar y combatir el virus.

Debido a que 3BNC117 y 10-1074 atacan el VIH desde dos ángulos diferentes, los investigadores sospecharon que la administración conjunta de los dos fármacos podría evitar la resistencia, un enfoque que se probó por primera vez en animales. Tras el éxito de estos experimentos iniciales, Nussenzweig y Caskey, profesor asociado de investigación clínica, adaptaron el tratamiento para su uso en humanos.

En su ensayo clínico de fase 1b, publicado en 'Nature', los participantes dejaron de tomar medicamentos antirretrovirales y posteriormente recibieron tres infusiones de los dos bNAb en el transcurso de seis semanas. Los investigadores informaron que, entre nueve personas que portaban virus que eran sensibles a ambos anticuerpos, este tratamiento suprimió el VIH durante un promedio de 21 semanas, y más de 30 semanas en algunos pacientes.

A diferencia de las personas que reciben solo un bNAb, las que reciben terapia combinada no desarrollan resistencia si sus virus son sensibles a los anticuerpos. Además, los participantes no experimentaron efectos secundarios importantes, siendo la reacción más significativa la fatiga leve en una pequeña porción de pacientes.

Los participantes que entraron en este primer ensayo no tuvieron viremia, lo que significa que el VIH no circulaba activamente en el torrente sanguíneo porque los medicamentos antirretrovirales habían llevado el virus a niveles muy bajos o indetectables. El segundo estudio, publicado en 'Nature Medicine', mostró que los bNAbs también fueron efectivos en el tratamiento de pacientes con viremia; en este caso, la terapia de combinación redujo los niveles de virus durante hasta tres meses.

Caskey y Nussenzweig dicen que, aunque la terapia combinada es muy prometedora, los tratamientos bNAb tienen sus limitaciones. El virus VIH viene en muchas variedades, y no todas responden a un anticuerpo dado. "Estos dos anticuerpos no van a funcionar para todos --reconoce Caskey--. Pero si comenzamos a combinar esta terapia con otros anticuerpos o con medicamentos antirretrovirales, podría ser efectiva en más personas, y eso es algo que esperamos ver en futuros estudios".

Nussenzweig agrega que, con el tiempo, la terapia con bNAb podría inducir al cuerpo a producir anticuerpos que combatan el VIH por sí mismo. "Al igual que algunos anticuerpos contra el cáncer, estos medicamentos podrían interactuar con el sistema inmune del huésped para aumentar la inmunidad natural", afirma. Investigaciones adicionales también pueden alargar la cantidad de tiempo durante el cual estos medicamentos son efectivos. que sería segura y no requeriría una píldora todos los días.

Contador