Actualizado 01/12/2010 10:24:51 +00:00 CET

CLeón.- Un total de 16 farmacias de CyL participa en un proyecto piloto para hacer test rápidos de detección de VIH

Farmacia
EP

El número de personas que padecen la enfermedad del sida en CyL es de 2.905, lo que supone 1.133,21 casos por millón de habitantes

VALLADOLID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 16 farmacias de Castilla y León, con motivo de celebrarse el Día Mundial del Sida, participará hoy en un proyecto piloto que supondrá la realización de test rápidos de detección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que estarán dispuestos en estos despachos de farmacia,, cuando se celebra el Día Mundial del Sida.

La iniciativa se pone en marcha tras la firma de un convenio de colaboración entre el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León (Concyl) y la Junta de Castilla y León, lo que permitirá promover el diagnóstico precoz mediante un cribado negativo de VIH en farmacias a través de test rápidos con el que se pretende facilitar el conocimiento de una posible infección por VIH.

El acuerdo fue rubricado por el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, y el presidente del Concyl, Jesús Aguilar Santamaría, quien destacó la intención de las farmacias de trabajar para contribuir a mejorar la calidad sanitaria desde la cercanía de los despachos y la implicación de los profesionales farmacéuticos.

Las farmacias que comenzarán a realizar estas pruebas, que por el momento serán 1.000 test --con ello se consideran cubiertas las necesidades pero podría ampliarse, se reparten por todas las provincias, con una en Ávila, Palencia, Segovia, Soria y Zamora; dos en Burgos, tres en León (una de ellas en Ponferrada) y otras tantas en Salamanca y Valladolid.

Los test rápidos de VIH -- que tienen un precio de cinco euros-- detectan la presencia de anticuerpos y antígenos del virus a través de un pequeño pinchazo en el que se obtienen unas gotas de sangre a las que se pone en contacto con una tira reactiva, de forma que se determina el resultado en unos 20 minutos. Si éste es negativo, la persona no está infectada por VIH (cribado negativo), siempre que haya transcurrido el "período ventana" de tres meses --tiempo que tardan en desarrollarse los anticuerpos--.

Por el contrario, un resultado positivo indica que hay posibilidad de infección por VIH, aunque será necesaria la confirmación a través de análisis específicos, ya que el test puede fallar en el positivo, no así en el negativo, aunque se trata de una prueba de cuarta generación que cuenta con un escaso margen de error.

CONSEJOS

El convenio refleja también otros aspectos relevantes, además del desarrollo de las pruebas rápidas, como son el de facilitar consejos preventivos, antes y después de efectuarse la prueba, sobre el VIH y el sida y su contagio a las personas que realizan estos análisis, entre otras cuestiones.

El presidente de Concyl señaló que las farmacias garantizarán el anonimato y la confidencialidad de las personas que acudan a realizarse el test y prestarán el respaldo necesario ante el resultado que se obtenga. Además, se facilitarán consejos preventivos de VIH, sida y medidas para evitar el contagio y, en caso de positivo, se desviará al paciente a centros de salud o a organizaciones no gubernamentales y organismos que puedan prestar apoyo social y psicológico.

Aguilar incidió también en la importancia de que alguien que haya realizado prácticas de riesgo conozca si es seropositivo o no antes de desarrollar la enfermedad para beneficiarse del seguimiento médico, acceder a tratamientos eficaces que mejoran la calidad de vida y aumentan la supervivencia, así como adoptar medidas necesarias para evitar la transmisión de la infección a otras personas, lo que puede suponer un riesgo de salud pública.

En este contexto, el consejero de Sanidad recordó que el hecho de que una persona sea seropositiva no quiere decir que tenga desarrollada la enfermedad del sida, que puede tardar hasta diez años en aparecer, a lo que colaboran los retrovirales (el coste del tratamiento es de 8.800 euros anuales aproximadamente por paciente).

Álvarez Guisasola recalcó el beneficio que supone realizar este tipo de pruebas en una iniciativa que ya se lleva a cabo en otras comunidades como País Vasco y Cataluña.

INFECCIONES EN CYL

La Junta de Castilla y León ha ultimado a lo largo de este año la puesta en marcha del Sistema de Información de nuevas infecciones por VIH en Castilla y León con el fin de disponer de la información específica sobre la incidencia y evolución de los nuevos diagnósticos por VIH en la Comunidad.

Con este Sistema se complementa el censo ya existente en casos de sida, lo que permite tener una información epidemiológica más fiable ya que, con la introducción de las terapias antiretrovirales, el tiempo que tarda una persona seropositiva en desarrollar la enfermedad se ha prolongado.

Así, en 2009, los datos recogidos por el Sistema de Información concluyeron que en la Comunidad se registraron 140 nuevas infecciones por VIH, lo que no significa que sean casos de sida. De esta forma, la tasa por cada millón de habitantes se sitúa en 54,61.

La edad media de estos nuevos contagios es de 39,6 y, diferenciado por sexos, el 82,86 por ciento son hombres y el restante, 17,14, mujeres. En cuanto a la nacionalidad, la población española supone el 72,86 por ciento y el resto de procedencia extranjera.

La tipología de los contagios se desgrana en 40,7 por ciento a través de relaciones sexuales entre heterosexuales; el 24,3 por ciento, en relaciones sexuales hombres con otros hombres; el 21,4 por ciento son usuarios de droga inyectada; y un 13,6 por ciento de los infectados desconoce la forma de contagio. Álvarez Guisasola explicó que de esta forma se ha visto con el tiempo un cambio en la concepción de la enfermedad, que inicialmente se relacionaba con homosexuales y drogadictos.

En cuanto al sida, la última actualización del registro regional de sida a fecha 30 de junio de este año indica que Castilla y León tiene 2.905 casos acumulados desde 1981, con una tasa de incidencia de 1.133,21 casos por millón de habitantes.

La declaración de nuevos casos de sida desde 2000 en Castilla y León ha evolucionado en los últimos diez años de diferente manera. En concreto, en 2000 se declararon 157; en 2001, 93; 104 en 2002; 108 en 2003; 74 en 2004; 70 en 2005; 75 en 2006; 35 en 2008; 50 en 2009 y en los seis primeros meses de este año cinco casos.

En cuanto a la tasa de incidencia anual de los últimos tres ejercicios, ha sido de 29,7 casos por millón de habitantes en 2007; de 13,8 en 2008; y de 19,5 en 2009.

Además, el Registro del sida también indica que la horquilla de edad que presenta una mayor prevalencia es la que se sitúa entre los 25 y los 40 años; en cuanto al contagio por sexos, el 78,3 por ciento son hombres y el 21,7 mujeres, mientras que la procedencia se reparte entre un 94,8 por ciento de población española y un 5,2 extranjera. En cuanto a la tipología de contagios, el 66,3 por ciento corresponde a usuarios de droga inyectada, el 17,8 tuvo lugar en relaciones sexuales entre heterosexuales, el 7 por ciento en relaciones entre hombres y el 8,9 restante se desconoce.