Actualizado 11/11/2010 11:15:07 +00:00 CET

Medio Ambiente colabora con Sigre en la campaña 'Reciclar medicamentos, una costumbre muy sana'

En el primer semestre de 2010, la región ha reciclado una media de 5 kilos mensuales por cada 1.000 habitantes

SANTANDER, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Sigre Medicamento y Medio Ambiente ha lanzado, con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, una nueva campaña bajo el lema 'Reciclar medicamentos, una costumbre muy sana', con la que pretende sensibilizar sobre la importancia sanitaria y medioambiental que tiene desprenderse correctamente de los restos de medicamentos y sus envases, aunque estén vacíos, a través del Punto Sigre de la farmacia.

Así, a través de anuncios en televisión y prensa, cuñas de radio, carteles y folletos informativos, se explicará al ciudadano lo que debe llevar al Punto Sigre, para reciclar correctamente los envases y los restos de medicamentos.

El contenido y el lema de la campaña se han diseñado a partir de los resultados de un estudio realizado por Sigre, e impulsado por la industria farmacéutica, para conocer los hábitos sanitarios y medioambientales de los españoles sobre el uso, conservación y reciclado de los medicamentos en el hogar.

Según destaca Sigre en un comunicado de prensa, en el 97% de los casos que se revisa el botiquín doméstico se retira algún medicamento que está caducado, que se ha guardado sin su caja o prospecto o que hace mucho tiempo que no se usa.

En este sentido, Sigre recuerda que mantener medicamentos en los botiquines "en estas condiciones" puede tener "graves consecuencias" sobre la salud si se usan de nuevo.

En concreto, los medicamentos caducados pueden estar en mal estado de conservación o haber perdido sus propiedades, mientras que los que se guardan sin la caja y prospecto no se puede consultar la dosis correcta que se debe tomar o la frecuencia de su consumo.

A la mala práctica sanitaria de mantener estos productos en el botiquín y a la posible automedicación inadecuada se une el hecho de que en una de cada tres ocasiones que se vuelve a usar un medicamento que estaba guardado no se consulta el prospecto para ver la dosis correcta que se debe tomar, si es el indicado para la dolencia que se tiene o si tiene alguna contraindicación.

Resalta como dato positivo, tanto desde el punto de vista sanitario como medioambiental, que en el 87% de los hogares se consolida como una práctica habitual la revisión del botiquín doméstico. Además, en la mayoría de las ocasiones el destino principal de todo lo que se retira en ese momento es el Punto Sigre de la farmacia para su reciclado.

Para Juan Carlos Mampaso, director general de Sigre, con esta campaña se pretende mejorar los hábitos sanitarios y medioambientales de los ciudadanos. El fin último es "transmitirles que hacer un uso responsable del medicamento y reciclarlo correctamente es tan necesario para nuestra propia salud como para el medio ambiente".

El estudio realizado por Sigre pone de manifiesto un aumento de la sensibilidad ciudadana respecto al reciclado de medicamentos, ya que el 86% de los encuestados considera que tirar estos residuos a la basura o por el desagüe puede entrañar algún riesgo para el medio ambiente y, por tanto, requieren de un tratamiento medioambiental específico.

En este sentido, el estudio revela un aumento del uso del Punto SIGRE para reciclar los restos de medicamentos y sus envases durante el último año. Así, en los últimos doce meses, el 63% de la población ha usado, al menos, una vez el Punto SIGRE de la farmacia, siendo el uso más frecuente entre 2 y 3 veces al año.

Además, el 96% de los ciudadanos considera que "por comodidad, por confianza y por la seguridad" que proporciona la vigilancia y custodia del farmacéutico, la farmacia es el lugar adecuado para la ubicación del Punto SIGRE.

EL RECICLADO DE MEDICAMENTOS EN CANTABRIA

Los Puntos Sigre se implantaron en Cantabria en julio de 2002. Desde entonces, la colaboración ciudadana en el reciclado de medicamentos ha aumentado continuamente.

Durante el primer semestre de 2010, a través de los 254 Puntos SIGRE existentes en las farmacias de Cantabria se ha reciclado una media de 5,06 kilos mensuales por cada 1.000 habitantes. En los últimos seis años, la colaboración ciudadana en el reciclado de medicamentos se ha duplicado en Cantabria.