Publicado 04/03/2022 17:53

Bebtelovimab es la única terapia de anticuerpos eficaz contra las tres subvariantes de ómicron

Células infectadas con SARS-CoV-2 en magenta.
Células infectadas con SARS-CoV-2 en magenta. - JONATHAN Z. SEXTON

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Sólo un tratamiento de anticuerpos actualmente autorizado conserva su actividad contra todas las subvariantes de ómicron, según una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y la Universidad de Hong Kong.

El estudio, publicado en la revista científica 'Nature', también muestra que la eficacia de las vacunas de ARNm se reduce contra las tres subvariantes de ómicron.

Ómicron es una variante altamente transmisible del SARS-CoV-2 que ha causado el mayor aumento de casos de COVID-19 hasta ahora en muchos países. Los investigadores han identificado tres subvariantes de ómicron que comparten 21 mutaciones en la proteína de la espiga, y las han denominado BA.1, BA.1.1 y BA.2.

Cuando se identificó ómicron por primera vez en noviembre de 2021, la variante dominante era la BA.1. Desde diciembre, los casos de BA.1 han disminuido, mientras que los de BA1.1 han aumentado y ahora constituyen alrededor del 40 por ciento de todos los casos de ómicron secuenciados en el mundo. La subvariante BA.2 representa actualmente sólo el 10 por ciento de todos los casos de ómicron en el mundo, pero su prevalencia está aumentando.

En experimentos de laboratorio, el investigador David D. Ho y su equipo estudiaron la capacidad de 19 anticuerpos monoclonales y el suero de individuos inmunizados con una de las dos vacunas de ARNm disponibles para neutralizar las tres subvariantes conocidas de ómicron.

En consonancia con su estudio anterior sobre la variante BA.1, los investigadores observaron una pérdida similar de la actividad de neutralización contra BA.1.1 y BA.2 en muestras de sangre de individuos que habían recibido dos vacunas de ARNm.

Sin embargo, la disminución de la neutralización fue menos prominente en las muestras de sangre de individuos que habían recibido tres inyecciones de ARNm, lo que refuerza la importancia de las inyecciones de refuerzo para mantener la inmunidad.

En los experimentos de neutralización, las tres variantes mostraron una fuerte resistencia a la mayoría de los anticuerpos monoclonales probados. De 19 anticuerpos, 17 fueron ineficaces contra la subvariante BA.2.

Los investigadores descubrieron que el bebtelovimab, el último anticuerpo monoclonal que ha recibido la autorización de uso de emergencia en Estados Unidos, es la única terapia de anticuerpos actualmente disponible que puede tratar adecuadamente las tres subvariantes de ómicron.

"La aparición de nuevas variantes está reduciendo nuestras opciones de tratamiento y desafiando la eficacia de nuestras vacunas actuales. Es fundamental que no nos relajemos prematuramente y sigamos ideando estrategias novedosas para contener este patógeno en constante evolución", dice Ho.