Publicado 09/06/2022 07:50

¿Aumentan el riesgo de eventos cardiovasculares el tratamiento con testosterona?

Archivo - Enfermedad cardiaca, corazón, ataque
Archivo - Enfermedad cardiaca, corazón, ataque - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / IGOR STEVANOVIC

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El meta-análisis de los datos de más de 3.400 pacientes con hipogonadismo de 17 ensayos clínicos encuentra poca evidencia de que el tratamiento con testosterona aumente el riesgo de eventos cardiovasculares como arritmia, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular, a corto y medio plazo, según publican los investigadores en la revista 'The Lancet Healthy Longevity'.

La tasa de eventos cardiovasculares no fue significativamente mayor en los participantes que recibieron tratamiento con testosterona (120/1.601 [7-5%]) en comparación con el placebo (110/1.519 [7-2%]). Se registraron menos muertes durante el tratamiento con testosterona (6/1.621 muertes, [0-4%]) que con placebo (12/1.537 muertes, [0-8%]), pero las cifras fueron demasiado pequeñas para establecer si la testosterona redujo el riesgo de mortalidad.

Los autores afirman que, si bien se requiere un análisis a más largo plazo de la seguridad cardiovascular, los resultados deberían tranquilizar a los hombres con hipogonadismo de todo el mundo sobre la seguridad a corto y medio plazo de la testosterona.

La terapia de sustitución de testosterona parece segura a corto y medio plazo para tratar una enfermedad causada por la deficiencia de la hormona sexual masculina, según el análisis más completo del tratamiento hasta la fecha.

Los resultados sugieren que los hombres que reciben testosterona para tratar el hipogonadismo no corren mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros eventos cardiovasculares a corto y medio plazo que los hombres que no reciben tratamiento con testosterona.

La terapia de sustitución de testosterona es el tratamiento estándar para el hipogonadismo, que puede causar disfunción sexual, debilitamiento de los huesos y los músculos, y reducción de la calidad de vida. Los factores de riesgo de esta enfermedad son el envejecimiento (ya que los niveles de testosterona disminuyen con la edad), la obesidad (IMC de 30 kg/m2 o superior) y la diabetes.

A pesar de que su uso está muy extendido, la seguridad cardiovascular del tratamiento con testosterona ha sido hasta ahora poco clara debido a la falta de consistencia de los resultados. Esto se debe a que la mayoría de los estudios clínicos anteriores se han basado en datos agregados, en lugar de datos individuales de los participantes, y no han publicado detalles de los eventos adversos individuales.

La autora principal, Jemma Hudson, de la Universidad de Aberdeen, explica que "la prescripción de testosterona para el hipogonadismo está aumentando en todo el mundo, pero los mensajes contradictorios sobre su seguridad pueden haber llevado a muchos pacientes a no recibir el tratamiento".

"Los estudios que se están llevando a cabo deberían ayudar a determinar la seguridad a largo plazo de la testosterona pero, mientras tanto, nuestros resultados proporcionan la tan necesaria tranquilidad sobre su seguridad a corto y medio plazo --añade--. Nuestros hallazgos podrían tener importantes implicaciones para el tratamiento de los hombres con hipogonadismo en todo el mundo".

Los autores realizaron una revisión sistemática en la que identificaron 35 ensayos clínicos elegibles publicados desde 1992, de los cuales 17 proporcionaron datos de participantes individuales. Un análisis ciego realizado por dos clínicos independientes permitió la clasificación de cada evento cardiovascular, lo que permitió un análisis más sólido de la seguridad cardiovascular del tratamiento con testosterona.

Se realizó un meta-análisis utilizando los datos de los participantes individuales de 17 estudios y otro meta-análisis integrando estos datos con los datos agregados proporcionados por los 18 ensayos que no proporcionaron datos de los participantes individuales.

Entre los 17 ensayos con datos individuales de los pacientes, 1.750 participantes recibieron testosterona y 1.681 recibieron un placebo. La duración media del tratamiento con testosterona fue de 9,5 meses. La edad media de los participantes era de 65 años, y la mayoría eran blancos y no fumaban. El IMC medio de los participantes era de 30 kg/m2, lo que se considera obesidad.

Un metanálisis mostró que hubo 120/1.601 (7,5%) eventos cardiovasculares en el grupo de testosterona y 110/1.519 (7,2%) en el grupo de placebo en los 13 ensayos que proporcionaron esta información. La edad del paciente, el tabaquismo o el estado de la diabetes no afectaron al riesgo cardiovascular.

Asimismo, no hubo diferencias significativas en la tasa de mortalidad entre el grupo de testosterona (6/1.621 muertes, 0,4%) y el grupo de placebo (12/1.537 muertes, 0,8%) en los 14 ensayos que proporcionaron datos individuales de los pacientes sobre la mortalidad, pero sólo se dispuso de datos limitados.

Los investigadores también descubrieron que la testosterona redujo significativamente el colesterol total en suero, las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y los triglicéridos en comparación con el placebo. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en las lipoproteínas de baja densidad (LDL) séricas, la presión arterial, los parámetros glucémicos, la incidencia de la diabetes y los resultados adversos de la próstata entre los grupos de testosterona y de placebo.

El meta-análisis que integró los datos de los participantes individuales con los datos agregados mostró resultados similares. Sin embargo, la seguridad a más largo plazo del tratamiento con testosterona se está investigando actualmente en otro ensayo clínico.

Aunque el metanálisis de los datos agregados mostró resultados similares al que incluía sólo datos de pacientes individuales, no puede descartarse con certeza que un elevado número de eventos cardiovasculares no comunicados en los ensayos que no proporcionaron datos de participantes individuales pueda alterar las conclusiones actuales.

Contador