Actualizado 13/05/2010 12:47 CET

Asturias.- El reciclado de medicamentos aumentó en 2009 un 17,83% en el Principado

OVIEDO, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El reciclado de medicamentos en 2009 en el Principado de Asturias, a través de los 460 puntos de reciclado (Sigre), tuvo una media anual de 5,55 kilos de envases y restos de medicamentos por cada 1.000 habitantes, lo que ha supuesto un incremento con respecto al año anterior del 17,83 por ciento, según informó Sigre a través de una nota de prensa.

Este incremento sitúa al Principado de Asturias como la cuarta Comunidad en la que más ha crecido el reciclado de medicamentos en 2009 y muy por encima del crecimiento medio nacional, que el pasado año se situó en el 13,23%.

Según un estudio de opinión realizado por Sigre Medicamento y Medio Ambiente, los ciudadanos están cada vez más concienciados de la necesidad de reciclar correctamente los restos de medicamentos y sus envases, ya que el 86% considera que tirar estos residuos a la basura o por el desagüe puede entrañar algún riesgo para el medio ambiente y, por tanto, requieren de un tratamiento medioambiental específico.

El Principado de Asturias fue la primera Comunidad Autónoma en implantar los Puntos Sigre en las farmacias, en noviembre de 2001. Desde entonces, Sigre se hace cargo de los restos de medicamentos no consumidos o caducados procedentes de los hogares asturianos para darles un tratamiento medioambiental adecuado.

Los encuestados coinciden en que hay tres momentos clave para el reciclado de los medicamentos. La primera de ellas, cuando se hace la revisión del botiquín doméstico y se retiran los medicamentos caducados o que presentan un mal estado de conservación, los que ya no se necesitan y los que ya no se recuerda para qué fueron prescritos.

La segunda, cuando se acaba un medicamento y hay que ir a la farmacia a adquirir uno nuevo, que se aprovecha para llevar el envases vacío. Y la tercera, cuando se finaliza un tratamiento y se depositan en el Punto Sigre los envases vacíos o los envases con los restos de medicación que hayan podido sobrar, evitando así una posterior automedicación inadecuada.

En este sentido, el estudio revela que el 52% de los ciudadanos si le sobran algunas dosis de un medicamento al finalizar el tratamiento de una enfermedad ocasional, guarda estos restos en el botiquín doméstico. Sin embargo, el 73% de ellos considera que volver a tomar esos medicamentos por su cuesta, posteriormente y sin previa consulta a un profesional sanitario, puede entrañar algún riesgo para su salud.