Publicado 28/04/2022 18:55

La 'Aspirina' no reduce el riesgo en la enfermedad coronaria no obstructiva

Archivo - Round white pills and plastic pill bottle
Archivo - Round white pills and plastic pill bottle - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / A.KHORUZHENKO - Archivo

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento con 'Aspirina', a diferencia del uso de estatinas, para la enfermedad coronaria no obstructiva no reduce los eventos cardiovasculares mayores, según un nuevo estudio publicado en la revista científica 'Radiology: Cardiothoracic Imaging'.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), la enfermedad coronaria es el tipo más común de enfermedad cardíaca y afecta aproximadamente al 6,7 por ciento de los adultos estadounidenses.

La enfermedad de las arterias coronarias se produce cuando hay una acumulación de placa en las arterias que suministran sangre al corazón. La enfermedad de las arterias coronarias aumenta el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares adversos importantes, como el infarto de miocardio y la muerte.

La enfermedad coronaria no obstructiva se produce cuando la estenosis o estrechamiento de las arterias coronarias es inferior al 50 por ciento debido a la acumulación de placa. La angiografía coronaria por tomografía computarizada (ATCC) suele recomendarse como prueba de primera línea para detectar la placa.

Los medicamentos denominados estatinas se prescriben habitualmente a los pacientes a los que se les diagnostica una enfermedad coronaria no obstructiva. Las estatinas reducen la producción de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y extraen el colesterol de la placa, por lo que estabilizan la placa y reducen el riesgo de que se rompa.

La 'Aspirina' es otro fármaco que se recomienda habitualmente. Sin embargo, no se ha investigado mucho para determinar si la 'Aspirina' es eficaz para reducir los eventos cardiovasculares mayores en pacientes con enfermedad coronaria no obstructiva.

"Aunque son de carácter observacional, nuestros datos ponen en tela de juicio el valor de iniciar un tratamiento con 'Aspirina' tras el diagnóstico de una enfermedad arterial coronaria no obstructiva en una angiografía coronaria por TC", afirma el autor del estudio, el doctor Jonathan Leipsic, profesor y jefe del Departamento de Radiología de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá).

Para el estudio, los investigadores utilizaron datos de una gran base de datos multinacional de pacientes sometidos a ATCC. Se seleccionó a un total de 6.386 pacientes (con una edad media de 56,0 años y un 52 por ciento de hombres) que o bien no tenían placa coronaria detectable o bien presentaban una enfermedad arterial coronaria no obstructiva. Se excluyeron los pacientes con enfermedad coronaria obstructiva que presentaban una estenosis del 50 por ciento o superior. El periodo medio de seguimiento de los pacientes seleccionados fue de 5,7 años.

Un total de 3.571 (56%) de los pacientes incluidos en el estudio no tenían placa y 2.815 (44%) tenían enfermedad coronaria no obstructiva. La enfermedad coronaria no obstructiva se asoció a un riesgo del 10,6 por ciento de mortalidad por cualquier causa, frente al 4,8 por ciento de los pacientes sin placa.

Se documentó el uso inicial de 'Aspirina' y estatinas en ambos grupos. En los individuos con enfermedad coronaria no obstructiva, el tratamiento con 'Aspirina' no se asoció a una reducción de los eventos cardiovasculares adversos mayores. En cambio, el uso de estatinas se asoció a una reducción significativa de los eventos cardiovasculares, incluidos el infarto de miocardio y la muerte.

Ni la 'Aspirina' ni el tratamiento con estatinas mejoraron los resultados clínicos de los pacientes sin placa detectable. El tratamiento con 'Aspirina' puede seguir siendo beneficioso en los casos de placa de alto riesgo o de alta carga de placa.

"En última instancia, es necesario seguir investigando para determinar si, y en qué umbral, los médicos deberían considerar la posibilidad de prescribir 'Aspirina' a los pacientes tras la identificación de una enfermedad arterial coronaria no obstructiva en la angiografía coronaria por TC", remacha el investigador.