Actualizado 31/01/2011 18:31 CET

Asociaciones científicas dicen que el catálogo gallego de fármacos "vulnera la libertad de prescripción" de los médicos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) afirma que el catálogo prioriozado de medicamentos de Galicia "rompe la equidad" del Sistema Nacional de Salud y "compromete" la calidad de la asistencia. Además, considera que "vulnera la libertad de prescripción" de los médicos.

En una nota de prensa, Facme recuerda que la competencia sobre inclusión o exclusión de medicamentos en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud "corresponde de manera única y exclusiva al Ministerio de Sanidad", como "garante de la equidad y cohesión" del Sistema Nacional de Salud.

"Las comunidades autónomas están facultadas para incluir en sus carteras de servicios nuevas prestaciones, en este caso nuevos medicamentos, pero lo que, en ningún caso, pueden hacer es excluir de la prestación sanitaria pública que ofrecen en sus ámbitos territoriales fármacos incluidos por el Ministerio de Sanidad en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud", resalta Facme.

La medida adoptada en Galicia "restringe", a juicio de esta federación, el acceso a medicamentos que cumplen todos los requisitos legales para recibir financiación pública y que están sufragados en el resto de comunidades autónomas. "Esto genera desigualdades entre los ciudadanos en función de la comunidad autónoma en la que residan y supone la ruptura de la equidad en el acceso de los pacientes a los medicamentos del Sistema Nacional de Salud", considera.

"Esta iniciativa comporta una restricción en la capacidad de prescripción en esta comunidad, lo que supone una vulneración de la libertad de prescripción que la ley otorga a los médicos", destaca.

Por lo expuesto, Facme sostiene, tras mostrarse de acuerdo con la necesidad de impulsar "políticas razonables" del control del gasto que contribuyan a un uso más eficiente de los recursos públicos y a la mejora del sistema, que "en ningún caso" puede compartir iniciativas que "rompen la cohesión del Sistema Nacional de Salud y comprometen la calidad de la asistencia y la seguridad de los pacientes, al tiempo que coartan la libertad de prescripción del médico.