Publicado 29/07/2022 18:49

Un antiviral genérico podría mejorar la esperanza de vida de los pacientes de una enfermedad minoritaria sin cura

Ensayo clínico en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) con efavirenz.
Ensayo clínico en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) con efavirenz. - HUB

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) con efavirenz aportará nuevas expectativas de tratamiento para los pacientes de Niemann Pick tipo C, una enfermedad minoritaria de origen genético sin tratamiento curativo.

El estudio tiene como objetivo determinar la eficacia y la seguridad de este fármaco genérico para ayudar a paliar el deterioro cognitivo y problemas de aprendizaje y comportamiento, mejorando la calidad de vida de los pacientes. Se trata de un fármaco antirretroviral que desde hace muchos años se utiliza contra el VIH y del que ya se dispone de la especialidad farmacéutica genérica.

La nueva actividad terapéutica de efavirenz fue descubierta en el marco de un proyecto de investigación básica en Neurobiología, dirigido por la doctora María Dolores Ledesma, en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid entre 2014 y 2020. La buena respuesta en los animales, en los que el fármaco ha mejorado la función de una enzima que regula la distribución del colesterol en la sinapsis, ha abierto la esperanza de que se pueda trasladar a humanos.

Liderada por el neurólogo Jordi Gascón, jefe de sección del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) e investigador del IDIBELL, con la colaboración del farmacólogo clínico Sebastià Videla, responsable de la Unidad de Apoyo a la Investigación HUB-IDIBELL, ahora se ha iniciado la investigación traslacional para validar el uso de efavirenz en pacientes en el Hospital Universitario de Bellvitge.

El ensayo reglado cuenta con la participación de 14 de los 27 pacientes mayores de 14 años diagnosticados de Niemann Pick tipo C en España. Hasta el momento, no existe cura capaz de acabar con la enfermedad de Niemann Pick (que afecta a 1 de cada 150.000 personas), ya que se desconoce qué la origina. La previsión es que el estudio dure 52 semanas, es decir, un año.

El ensayo se ha financiado en su totalidad a partir de la beca de investigación Juan Girón de la Fundación Niemann Pick España, con sede en Lleida, que cuenta con el apoyo de familias afectadas, amigos, voluntarios y otros colaboradores.

Organizaciones homónimas europeas e internacionales han manifestado la voluntad de replicar el diseño de este estudio para llevarlo a cabo a nivel mundial, con el objetivo de avanzar en muchos campos de la enfermedad. Sin embargo, habría que conseguir apoyo para contar con la financiación necesaria para ponerlo en marcha.

UNA ENFERMEDAD PROGRESIVA Y FATAL SIN CURA

Bajo el paraguas de la enfermedad de Niemann Pick se engloba un grupo heterogéneo de enfermedades de acumulación lipídica lisosomal, clasificadas en cuatro subgrupos, de la A a la D. Los tipos A y B (o ASMD) no tienen tratamiento.

Hasta ahora, el único tratamiento disponible en Europa es Miglustat, un fármaco capaz de inhibir la enzima responsable del primer paso para la síntesis de glucoesfingolípidos, que se limita al tratamiento de las manifestaciones neurológicas tanto en pacientes adultos como pediátricos en los tipos C y D, una variación del tipo C.

La enfermedad de Niemann-Pick tipo C se transmite por herencia autosómica recesiva, es neurodegenerativa y provoca un problema en el transporte de colesterol y esfingolípidos en los lisosomas, unas vesículas de las células encargadas del tráfico de sustancias. Así pues, se produce una acumulación de estas sustancias lipídicas que hacen que la célula y, más concretamente la sinapsis, no funcione bien.

Los pacientes pueden empezar a experimentar síntomas a diferentes edades, desde bebés hasta adultos. Presentan síntomas clínicos muy diversos, normalmente con afectación del sistema nervioso y con afectación visceral en el hígado, el bazo y, en casos más graves, en los pulmones y, en última instancia, en el cerebro.

La afectación en el sistema nervioso es muy variable: desde dificultades cognitivas a problemas de conducta y psiquiátricos, epilepsia, limitación del movimiento de los ojos, distonía, ataxia o esplenomegalia, entre otros.

"El uso efectivo de efavirenz en humanos significará una mayor esperanza y calidad de vida para los pacientes y sus familias, ya que los ratones han mejorado cognitivamente, tienen una mejor conducta y viven mucho más", ha apuntado el doctor Jordi Gascón, coordinador del ensayo clínico y miembro del Grupo de Enfermedades Minoritarias del Hospital Universitario de Bellvitge.

"Gracias al trabajo en red de una investigadora, un clínico y un farmacólogo experto en regulación se podría llegar a conseguir un impacto significativo en la vida de familias y pacientes de una enfermedad que es muy dura", afirma el doctor Videla, responsable de la Unidad de Apoyo a la Investigación HUB-IDIBELL.

"Esperamos disponer de resultados positivos a escala local para poder compartir este conocimiento con la red internacional de investigación en Niemann Pick y enfermedades minoritarias en un futuro próximo", concluye.

Contador