Publicado 26/08/2021 11:56CET

El antidepresivo fluvoxamina reduce hospitalizaciones en pacientes con COVID-19 tratados tempranamente

Archivo - Un enfermo en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021.
Archivo - Un enfermo en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. - Eduardo Parra / Europa Press - Europa Press

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un antidepresivo común llamado fluvoxamina reduce la necesidad de hospitalizaciones en los pacientes con COVID-19 tratados tempranamente, según los resultados del ensayo 'TOGETHER', dirigido por investigadores de Canadá, Estados Unidos y Brasil.

La fluvoxamina es un fármaco seguro y barato que suele utilizarse en formas de depresión y trastornos relacionados. Se trata de un fármaco bien conocido que se viene utilizando desde los años 90 y cuyo perfil de seguridad se conoce bien. Se identificó al principio de la pandemia por su potencial para reducir la tormenta de citoquinas en los pacientes de COVID-19.

Un total de 1.472 pacientes fueron asignados al azar para recibir fluvoxamina o placebo. Los pacientes eran mayores de 50 años o tenían un factor de riesgo conocido para desarrollar la enfermedad COVID -19 grave. Todos los pacientes son seguidos durante 28 días para determinar si experimentaron el resultado primario de retención en un entorno de emergencia mayor de 6 horas u hospitalización asociada a la COVID-19. También se evalúan otros resultados clínicos.

La evaluación del ensayo 'TOGETHER' de la fluvoxamina se inició el 20 de enero de 2021 y se detuvo por eficacia el 6 de agosto de 2021 por recomendación del Comité de Supervisión de Datos y Seguridad. El comité recomendó que se detuviera porque los efectos del tratamiento eran convincentes y no era necesario reclutar más pacientes para los brazos de tratamiento. El fármaco dio lugar a una reducción de aproximadamente el 30 por ciento en el resultado primario.

Los resultados del ensayo 'TOGETHER' tienen el potencial de cambiar el tratamiento de la COVID-19 en todo el mundo, ya que la fluvoxamina es barata, bien conocida y está ampliamente disponible en la mayoría de los países.

Un ensayo anterior, más pequeño y realizado en Estados Unidos, demostró una reducción de la gravedad de la enfermedad. El ensayo 'TOGETHER' se asoció con los investigadores estadounidenses para evaluar su potencial en Brasil, donde la COVID-19 ha tenido un efecto especialmente negativo en la salud pública y ha provocado cientos de miles de muertes.

En las próximas semanas se dará a conocer más información sobre los resultados del ensayo. La información ya se ha compartido con los principales organismos de toma de decisiones, como el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"La decisión del comité de seguridad y supervisión de los datos de detener el brazo de la fluvoxamina en busca de signos de un efecto positivo es un desarrollo emocionante para el ensayo, y para Brasil. Estamos en medio de un aumento de nuevo de COVID-19 y esto es una noticia positiva que nuestros resultados del ensayo pueden tener implicaciones importantes para la atención ambulatoria de COVID-19", comenta el profesor Gilmar Reis, investigador principal del ensayo.

Contador