Los AINE perjudican la respuesta inmune en la insuficiencia cardíaca, empeoran el daño al corazón y al riñón

Publicado 07/02/2019 12:00:13CET
PIXABAY - Archivo

   MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son ampliamente conocidos como analgésicos y pueden aliviar el dolor y la inflamación. Sin embargo, el uso prolongado aumenta el riesgo de eventos de insuficiencia cardíaca y renal, según han confirmado investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham (EEUU), quienes han tratado de comprender los mecanismos moleculares y celulares de acción que dañan el corazón y los riñones al mismo tiempo, conocido como síndrome cardiorrenal.

   El estudio, realizado sobre un modelo animal, concretamente ratones, con el AINE carprofeno y en un modelo de ataque al corazón. Ganesh Halade, profesor asociado de la División de Enfermedades Cardiovasculares del Departamento de Medicina de la UAB, quería ver si el carprofeno afectaba a cualquiera de los dos pasos que el sistema inmunológico toma para reparar el daño del ataque cardíaco.

   La primera es una inflamación aguda inmediata, donde los leucocitos se precipitan hacia el músculo cardíaco para eliminar las células muertas y los desechos celulares. La segunda es la fase de resolución posterior para amortiguar el exceso de inflamación causada por los leucocitos activados, que de lo contrario dañarían aún más el corazón y los riñones.

   En un estudio, publicado en la revista 'Life Sciences', Halade y sus colegas encontraron que el tratamiento con carprofeno solo desencadenó una inflamación sutil de bajo grado en el corazón y los riñones. La combinación de pretratamiento con carprofeno y ataque cardíaco magnificó este impacto al desregular la respuesta inflamatoria aguda, amplificando la inflamación e intensificando el síndrome cardiorrenal.

   Específicamente, los investigadores de la UAB descubrieron por primera vez que el carprofeno sin infarto desencadenó inflamación renal, medida por el aumento de los niveles de creatinina plasmática, NGAL y KIM-1, biomarcadores de lesión renal. También encontraron túbulos contorneados proximales inflamados y una integridad de la estructura glomerular comprometida en los riñones.

   En segundo lugar, encontraron que el carprofeno sin ataque cardíaco causó niveles elevados de citoquinas inflamatorias TNF-alfa e IL-1 beta, y niveles aumentados de la enzima COX-2, que normalmente se induce al inicio del proceso de inflamación después de la lesión para producir. Los quimioatrayentes que reclutan células inmunitarias.

   El carprofeno también indujo la proteína MRC-1 antes de la lesión. MRC-1 participa en la resolución de la inflamación, lo que sugiere que tanto la fase de inflamación aguda como la resolución de la fase de inflamación se activan falsamente durante el tratamiento previo con carprofeno antes de cualquier lesión cardíaca.

   En tercer lugar, cuando el tratamiento previo con carprofeno fue seguido por un ataque cardíaco, las citoquinas proinflamatorias TNF-alfa e IL-1-beta disminuyeron, en lugar de aumentar como lo hacen en respuesta a los ataques cardíacos sin el tratamiento previo con carprofeno.

   El KIM-1 mostró una disfunción similar: se mantuvo en niveles similares tanto antes como después del ataque cardíaco después del tratamiento previo con carprofeno, en lugar de aumentar como lo hace en respuesta a un ataque cardíaco sin tratamiento previo con carprofeno.

   Asimismo, esta disfunción de KIM-1 llevó a una menor eliminación de las células muertas del corazón. Además, el tratamiento previo con carprofeno y el ataque cardíaco amplificaron el daño posterior del tejido renal, en comparación con el daño renal después del ataque cardíaco solo.