Uso del láser en Dermatología: ¿cuáles son las demandas más frecuentes?

Publicado 10/01/2019 10:23:36CET
FLICKR / UBIQI SG

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Entre las demandas más frecuentes en una consulta al dermatólogo se encuentran la eliminación de lentigos solares, manchas generadas por el sol en personas predispuestas genéticamente; el tratamiento de melasma, manchas que se dan principalmente en la cara y en mujeres jóvenes; y el borrado de tatuajes, según el dermatólogo del Centro Miralles Dermatología (Palma), el doctor José Manuel Miralles.

"Algunos de estos problemas son difíciles de manejar, pero hay que explicar al paciente que no tiene que tirar la toalla y que, en casos como el melasma, huya de tratamientos mágicos", ha explicado el doctor Miralles.

El láser constituye una forma de tratamiento a este tipo de problemas estéticos y médicos y, en concreto, el láser de picosegundos. Pero "el manejo del láser requiere de conocimiento y entrenamiento altos", ha precisado el experto.

"Se frivoliza mucho. Yo me dedico a ver intentos de eliminación de tatuajes que, cuando llegan a mi consulta, además del dibujo todavía presente, muestran una cicatriz como consecuencia de ese intento de eliminación en manos poco diestras y especializadas", ha asegurado el doctor Miralles.

El experto ha explicado, en cuanto al funcionamiento del láser de picosegundos, que su luz "se transforma en un efecto fotoacústico, mecánico, que pulveriza el pigmento, tanto tenga un origen exógeno, como el tatuaje, o endógeno, como el lentigo".

"El láser de picosegundos permite manejar con mejores resultados problemas en pacientes con fototipos altos, que son los que tienen un mayor riesgo de generar una pigmentación postinflamatoria, un efecto adverso del láser. No obstante, no todos los dermatólogos trabajan con este láser ya que consideran que el borrado eficaz del tatuaje puede hacerse con otro tipo de láseres, como el de nanosegundos", ha apuntado el doctor Miralles.

La tecnología también permite borrar la pigmentación postinflamatoria que puede aparecer tras un golpe o accidente, además de las cicatrices generadas por estas causas u otras, como las intervenciones quirúrgicas.

En cuanto cuanto a las cicatrices, se recomienda actuar lo antes posible, ya que el pronóstico mejora mucho si se interviene precozmente, pero hay diferentes opciones dependiendo de cuándo el paciente demande el tratamiento.

"Si la cicatriz es reciente, es mejor utilizar láseres vasculares, ya que impactan en la hemoglobina que hay en el eritema y permiten dirigir el proceso de cicatrización por donde nos interesa", ha indicado, por su parte, el dermatólogo del Centro Médico Teknon de Barcelona, el doctor Didac Barco.

"Ese láser se puede combinar con láser fraccionado de CO2, que está orientado para mejorar la textura y elasticidad de la cicatriz. En cambio, si la cicatriz es antigua, sólo se usará láser de CO2", ha añadido.

LOS PACIENTES QUEMADOS

El presidente de sección andaluza de la Academia Española de Dermatología y Venereología, el dermatólogo Leandro Martínez, ha aludido al campo del tratamiento de pacientes quemados por incendios, agua hirviendo o por sustancias químicas, un área en la que "estamos teniendo mucho éxito", ha asegurado.

"La terapia con láser combinado, láser vascular y fraccionado, mejora en flexibilidad y elasticidad de la zona, además los pacientes tras este tratamiento afirman no notar molestias o picor que antes sí tenían", ha continuado el doctor Martínez.

No obstante, el experto ha precisado que el papel del dermatólogo es "fundamental" en el tratamiento de lesiones pigmentadas y de cicatrices porque "es el especialista que mejor conoce la anatomía y fisiología de la piel y quien puede detectar lesiones malignas que pueden requerir de otro tipo de tratamientos y seguimiento", ha subrayado.