Publicado 22/03/2021 08:32CET

Todo lo que tienes que hacer para olvidarte de la celulitis

Archivo - Celulitis, mujer en bikini.
Archivo - Celulitis, mujer en bikini. - ISTOCK/AZAT_AJPHOTOS - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EDIZIONES) -

¿Qué es la piel de naranja? ¿Es lo mismo que la celulitis? ¿Por qué aparece y por qué parece tan difícil de quitar? Con la vuelta de las Navidades nos ponemos a punto muchas veces y entre nuestros propósitos de Año Nuevo suele encontrarse el cuidarnos un poco más e intentar adelgazar esos kilos que previsiblemente llevamos de más.

Como consecuencia del sobrepeso y del sedentarismo obligado por esta pandemia, seguro que más de una mujer, y también hombre, ha visto como en este 2020 le ha aparecido celulitis o piel de naranja, o cómo la que ya tenía ha aumentado.

En una entrevista con Infosalus, la doctora Aránzazu Pérez Plaza, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), nos cuenta que popularmente se conoce como 'piel de naranja', aunque el término más apropiado para hablar de esta alteración de la piel y tejido graso subyacente es el de 'celulitis'.

"Es una alteración estética de la piel motivada por una alteración del tejido graso (tejido celular subcutaneo) y del tejido conectivo subyacente. Podemos apreciar desde una alteración de la permeabilidad capilar (se enlentece la microcirculación), formación de edema (retencion de liquido), alteración de las fibras de colágeno (desorganizacion del tejido fibroso conectivo), aglutinación anormal de adipocitos (hipertrofia de células grasas), junto con acumulación de toxinas y con perdida de tonicidad y flexibilidad de la piel", detalla la especialista.

Este trastorno afecta a un alto porcentaje de la población, tanto a mujeres como a hombres, según incide, siendo más frecuente entre la población femenina, y acentuándose en determinadas etapas fisiológicas de la vida como son la pubertad, el embarazo y la menopausia, debido a los cambios hormonales asociados.

Sobre su causa, mantiene que es "multifactorial", existiendo factores intrínsecos tales como los trastornos circulatorios, factores hormonales, genéticos y factores extrínsecos como el estrés, una dieta desequilibrada, el sedentarismo, hábitos posturales, o incluso el uso de prendas de ropa inapropiadas, entre otros.

"El estrés, una mala alimentación y el sedentarismo pueden propiciar su aparición o empeoramiento", incide la miembro de la SECPRE. Con ello, detalla que pueden distinguirse hasta tres tipos de celulitis:

-- Edematosa: se suele asociar a un mal funcionamiento del sistema circulatorio y linfático. Puede acompañarse de dolor y sensación de pesadez.

-- Dura: la piel de la zona afectada es compacta y difícil de pellizcar. Suele ser mejor tolerada a nivel estético.

-- Flácida: es la forma más frecuente y la peor tolerada a nivel estético. La piel de naranja aparece flácida con pérdida incluso del tono muscular.

Con todo, la experta indica que su localización puede ser localizada o generalizada. "La forma localizada es la más habitual y se suele localizar en los miembros inferiores (muslos, caderas y región glútea), tronco o abdomen, entre otras localizaciones", agrega, al tiempo que apunta que la forma generalizada es menos frecuente, de aparición temprana, localizándose en miembros inferiores y acompañándose de trastornos circulatorios.

LA MEJOR FORMA DE OLVIDARNOS DE ELLA: LA PREVENCIÓN

Asimismo, la doctora Aránzazu Pérez Plaza incide en que la mejor opción de olvidarnos de ella es la prevención siempre: "El llevar una vida activa, realizar deporte y una dieta equilibrada ayuda a mejorar y prevenir la celulitis".

En cuanto al tratamiento, la especialista en Medicina Estética subraya que existen productos anticelulíticos o tratamientos médico estéticos. "Dentro de los productos anticelulíticos destacan aquellos con acción circulatoria-venotónica; acción antiedematosa y drenante; acción lipolítica y acción regeneradora", sostiene.

A su vez, mantiene que en el campo de la medicina estética y cosmetología los tratamientos más demandados son la presoterapia, la cavitación ultrasónica, la carboxiterapia y la mesoterapia corporal.