Los temidos gatillazos, ¿por qué suceden? ¿se pueden prevenir?

Gatillazo, disfunción eréctil, pareja, enfado, tristes
GETTY IMAGES / ANDREAS TITTELBACH
Actualizado 27/10/2018 10:58:06 CET

   MADRID, 27 Oct. (EDIZIONES) -

   Un 'gatillazo', forma coloquial de denominar a la disfunción eréctil esporádica y puntual en un varón sin antecedentes (más frecuente entre los 40 y los 70 años), puede atormentar la relación de pareja, aunque como todo en la vida no hay que preocuparse, sino darle su justa importancia.

   "Las causas de la disfunción eréctil pueden ser vasculares, neurológicas, anatómicas, hormonales o farmacológicas", explica en una entrevista con Infosalus el doctor Alberto Pérez-Lanzac, urólogo de la Ruber Internacional de Madrid.

   A su juicio, un fallo esporádico no es motivo de preocupación. "Hay que preocuparse en el momento en el que la disfunción eréctil se repite, progresa o afecta a la vida sexual de la pareja. La disfunción eréctil se define como una incapacidad persistente de alcanzar o de mantener una erección suficiente como para tener una relación sexual satisfactoria", explica el especialista.

   Según indica el experto, se ha estudiado que existe una correlación de la disfunción eréctil con los factores de riesgo cardiovascular (Síndrome Metabólico, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia). "Hoy sabemos que los pacientes con disfunción eréctil tienen un cierto riesgo para estas patologías", advierte.

   Por ello, Pérez-Lanzac aconseja mantener una dieta sana pobre en grasas, con abundante ingesta de fruta y de verduras, así como evitar el sobrepeso y mantener una actividad física diaria son algunas que ayudan a prevenir el Síndrome Metabólico. "Esto junto a los tratamientos para los factores de riesgo cardiovascular tendrán un beneficio en la vida sexual de los pacientes", remarca.

   El urólogo de la Ruber Internacional ve recomendable visitar al urólogo para que al afectado le haga un estudio completo analítico y pruebas complementarias para llegar al diagnóstico. "Tras el estudio se pondrá el tratamiento más específico para el caso", subraya.

   A modo tranquilizador recalca que hoy en día contamos con un arsenal terapéutico muy completo que permite abordar la enfermedad con gran seguridad. Desde que en 1998 se descubriera la Viagra dice que se han introducido en el mercado nuevos fármacos y en distintas formas farmacéuticas con muy buenos resultados. "Por ejemplo, tenemos pastillas bucodispensables que se disuelven en la boca, geles o bastoncillos que se aplican en la uretra", apostilla Pérez-Lanzac.

   En su opinión, la mejor manera de afrontar la disfunción eréctil es hacerlo en pareja. "En el seno de la pareja se respira un ambiente de confianza que permite la colaboración entre ambos y que es el medio ideal para que los tratamientos tengan éxito. Por eso yo siempre recomiendo que una de las visitas sea con la pareja", sostiene el urólogo de la Ruber Internacional.

   Finalmente, señala que en la terapia de la disfunción eréctil hay 3 líneas de tratamiento:

   -En primer lugar el tratamiento oral que incluye todas las pastillas cuyo efecto normalmente se inicia a la hora de la toma. "Existe un fármaco cuya administración es diaria a una dosis menor y que incluso ha demostrado ventajas en la calidad miccional de los enfermos", precisa.

   -En segundo lugar: La inyección en el pene de sustancias que inducen la erección. "Son muy eficaces pero como contrapartida tienen, que supone el uso de una jeringa cada vez que se quiera practicar el sexo lo que lo convierte en un tratamiento mal tolerado. También tenemos el gel y el bastoncillo uretral que son de muy fácil aplicación", aclara.

   - En tercer lugar: Prótesis de pene que dan unos "excelentes resultados" en el caso que el resto de tratamientos no hayan sido eficaces.

Contador