Cómo proteger tu pelo de la contaminación

Contaminación, tráfico, atasco, coches, niebla
INTERMOUNTAIN MEDICAL CENTER HEART INSTITUTE.
Actualizado 26/12/2017 11:54:35 CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

La contaminación está presente en nuestras vidas y cada vez que salimos a la calle exponemos al cabello a sus efectos. No importa si vives en una ciudad grande o pequeña, la contaminación no entiende de geografía y hoy en día se pueden registrar grandes niveles de polución en cualquier lugar.

Así, pasamos el día expuestos a agentes contaminantes nocivos para nuestra cabellera. El aire que respiramos no está limpio, sino que los tubos de escape de los coches y del transporte público o las calderas de las calefacciones contribuyen a cargarlo de impurezas y partículas que se fijan en la piel y el pelo, provocando daños.

Esto ocurre ya que la atmósfera contaminada contiene una gran variedad de moléculas oxidantes que se depositan sobre la superficie de la piel y el pelo y los dañan, dejándolos opacos y sin vida, además de desencadenar la descamación del cuero cabelludo, lo que favorece la aparición de caspa.

Como resultado a todo ello tendremos un pelo quebradizo. En este sentido, Horacio Foglia, director médico de Medical Hair España, recomienda seguir unas sencilla pautas para proteger nuestro pelo de la polución:

1.- Mantener el pelo hidratado. Debido a que la contaminación provoca que el cabello se vuelva seco, deben utilizarse productos nutritivos que hagan frente a la falta de hidratación y, así, recuperar su suavidad.

2.- Lavar el cabello con frecuencia. El doctor Foglia recuerda que es falso el mito de que cuanto más se lava el pelo, más se ensucia. Y es que, al lavar el pelo, eliminamos las sustancias contaminantes alojadas en el cuero cabelludo.

3.- Moderar el uso del secador y las planchas. Un exceso de calor y una exposición directa provoca daños en la raíz del cabello favoreciendo su rotura y la posterior caída. Por ello, desde Medical Hair recuerdan que hay que graduar la temperatura y la intensidad.

4.- Cepillar bien el pelo. De esta forma se activa la circulación del cuero cabelludo y se eliminan las partículas contaminantes y los restos de producto.

5.- Cuidar la alimentación. Incluir frutas y verduras en la dieta diaria ayuda fortalecer el folículo piloso impidiendo que el cabello se vuelva quebradizo.