Publicado 29/08/2021 07:59CET

¿Por qué ocurre un efecto rebote en el acné tras el verano?

Archivo - Chica con mascarilla para combatir el acné.
Archivo - Chica con mascarilla para combatir el acné. - LIUDMYLASUPYNSKA/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 29 Ago. (EDIZIONES) -

   El acné es un trastorno de los folículos pilosos y las glándulas de grasa que se caracteriza por la aparición de lesiones de distinta morfología, incluyendo tanto lesiones no inflamatorias (comedones, o puntos negros), como lesiones inflamatorias (desde pápulas rojas pequeñas hasta nódulos de gran tamaño).

   Así lo afirma Carmen Alcántara, dermatóloga del Hospital Quirónsalud Córdoba, quien recuerda que en la formación de acné intervienen distintos mecanismos, como son la oclusión de los poros, el exceso de producción de grasa, la inflamación y la actividad de las bacterias que habitualmente forman parte de la flora normal de la piel.

   "Hay varias causas implicadas en la aparición de brotes de acné, como son la actividad hormonal, los ciclos menstruales, el estrés, la toma de algunos medicamentos o el uso de cosméticos inapropiados", advierte la especialista.

   En cuanto a la dieta, aunque los alimentos ricos en grasas pueden favorecer el aumento de las secreciones sebáceas y podrían empeorar el acné ya desarrollado, la dermatóloga subraya que el problema se encuentra en la grasa que se produce en la piel, relacionada con las hormonas y no con los alimentos ingeridos.

   Ahora bien, durante el verano reconoce que el acné parece mejorar, si bien aprecia que se trata de una mejoría "leve y habitualmente temporal", pues las lesiones tienden a reaparece pasado el verano.

   "Aunque el sol tiene un efecto antibacteriano y antiinflamatorio para la piel y el bronceado 'camufla' las lesiones, la radiación ultravioleta aumenta la actividad de las glándulas sebáceas. Además, con la exposición solar, la piel se vuelve más gruesa, lo que empeora la oclusión de los poros", subraya la dermatóloga de Quirónsalud.

EN VERANO NOS RELAJAMOS

   Es más, la doctora Alcántara mantiene que otras causas de empeoramiento del acné en verano son la relajación en los hábitos y cuidados, la interrupción de tratamientos que pueden ser fotosensibilizantes y el uso de cosméticos (cremas, fotoprotectores, geles) no adaptados a las pieles grasas o con tendencia acneica.

   Por ello, en última instancia y para evitar el efecto rebote, la experta muy importante mantener los cuidados diarios de la piel durante todo el año: "Las pieles acneicas deben continuar con geles limpiadores, mascarillas y exfoliantes específicos, pero extremando una correcta hidratación y fotoprotección con productos oil-free y no comedogénicos. En caso de persistencia de las lesiones no obstante, es recomendable consultar con un dermatólogo".

   Desde la Fundación Piel Sana, de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) subrayan el acné se considera una manifestación temprana de la pubertad (en las mujeres suele preceder a la menarquia en más de un año), observándose el mayor número de casos en la adolescencia (generalmente en la mitad o al final de este periodo, que va desde los 13 a los 19 años).

   Posteriormente, indica que su incidencia disminuye de forma constante; si bien en el caso de las mujeres sostiene que el acné puede persistir durante la tercera década o aún más tarde.

   "El acné puede ser familiar, pero a causa de la alta prevalencia de esta enfermedad, esta situación es extremadamente difícil de confirmar", concluye.

Contador