Una novedosa técnica quirúrgica repara el descolgamiento abdominal tras un embarazo con tres cicatrices mínimas

Publicado 28/03/2019 17:46:34CET
Una novedosa técnica quirúrgica repara el descolgamiento abdominal tras un embar
VITHAS

VALÈNCIA, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Especialistas del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre de València han comenzado a utilizar en España una novedosa técnica quirúrgica para la corrección de la diástasis abdominal, la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo, que deja tres cicatrices mínimas. Se trata de un problema que sufren un 66% de las embarazadas en el tercer trimestre.

Antes de este procedimiento, la solución era una intervención de abdominoplastia mediante una gran incisión en la parte inferior del abdomen o en ocasiones recolocar el ombligo, detalla el centro hospitalario en un comunicado.

Esta técnica, denominada reparación endoscópica pre aponeurótica (REPA), consiste en la realización de una plicatura o cierre de los músculos rectos del abdomen mediante un abordaje mínimamente invasivo --con tres cicatrices mínimas-- desde el pubis, y un posterior refuerzo de la pared abdominal mediante el uso de una malla protésica.

La REPA ha sido desarrollada por el doctor Derlin Juárez (Argentina) y realizada por primera vez en España por el equipo de Guillermo Pou. Este abordaje endoscópico con tres mini-incisiones logra "un resultado estético perfecto, además de menor dolor postoperatorio y mayor confort de las pacientes".

La diástasis es un problema funcional y estético "más habitual de lo que pueda parecer", con consecuencias como disfunciones del suelo pélvico, incontinencia urinaria, prolapsos o dolor pélvico. Si la separación entre los músculos rectos es muy acusada, los efectos pueden ser más graves, como una mala estabilización del centro corporal que repercute directamente en el mantenimiento de la postura, dolores de espalda, problemas digestivos o posibilidad de herniación de las vísceras abdominales.

Durante el embarazo, las posibilidades de sufrir una diástasis abdominal aumentan considerablemente, ya que un 66% de las embrazadas tiene diástasis en el tercer trimestre. "La diástasis de rectos se puede mejorar, pero la recuperación completa, la vuelta a la posición y aspecto iniciales es muy difícil de lograr", ha explicado el especialista del centro valenciano.

Si la separación es inferior a dos centímetros, se recomienda la práctica de ejercicios para fortalecer esta musculatura. El tratamiento quirúrgico está indicado en el caso de que no disminuya pese a realizarlos o que la separación de los músculos sea mayor.

En consecuencia, la técnica quirúrgica está indicada en pacientes con diástasis de rectos asociada o no a hernias de la línea media (umbilical o epigástrica) que no requieren extirpación de piel y grasa sobrante del abdomen.

HERNIA COMO SECUELA

El caso típico es una paciente joven que tras haber estado embarazada presenta hernia umbilical asociada a diástasis de rectos y, una vez pasado el tiempo del postparto y haber recuperado su situación previa a nivel corporal, queda como secuela la presencia de esa hernia con abombamiento a nivel abdominal por la separación de los músculos rectos del abdomen.

Por todo ello, esta nueva técnica da "un gran paso para solucionar un problema que se presenta en un gran número de pacientes, jóvenes, que buscan una solución menos agresiva a esta patología", ha resaltado el doctor.