Publicado 08/11/2021 17:15CET

Las mujeres se sienten más señaladas por su grasa abdominal que los hombres, independientemente del peso corporal

Archivo - Una pareja cruza de la mano un paso de peatones de la Gran Vía de Madrid.
Archivo - Una pareja cruza de la mano un paso de peatones de la Gran Vía de Madrid. - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres son más propensas que los hombres sentirse estigmatizadas por la grasa abdominal, independientemente de su índice de masa corporal o peso, según una investigación preliminar que se presentará en las Sesiones Científicas de la Asociación Estadounidense del Corazón en 2021, que se celebra la próxima semana. El estudio también informa que el estigma de peso internalizado entre las mujeres puede estar relacionado con un aumento de peso adicional.

"Algunas personas que luchan por controlar su peso pueden devaluarse a sí mismas en base a mensajes externos de la sociedad que les dicen que son poco atractivos, autoindulgentes o de voluntad débil porque pesan más. "Cuando estos mensajes 'anti-grasas' se internalizan, las personas a menudo sienten vergüenza, lo que a su vez, puede hacerlas vulnerables al aumento de peso", ha señalado la autora principal del estudio, Natalie Keirns, MS, candidata a doctorado en psicología clínica en la Universidad Estatal de Oklahoma en Stillwater, Oklahoma.

El estudio evaluó la conexión entre la grasa abdominal o visceral y la autodevaluación relacionada con el peso de los participantes. La adiposidad visceral es grasa dentro del cuerpo que envuelve los órganos abdominales cerca del centro del cuerpo.

"Sabemos que el estrés puede conducir a un aumento de peso y, específicamente, a un aumento de la grasa visceral. La adiposidad visceral es el tipo de grasa que está más estrechamente relacionado con el riesgo de ECV. La vergüenza, específicamente como emoción, está relacionada con la respuesta humana al estrés. Cuando sentimos vergüenza, aumenta nuestra producción de cortisol, lo que puede provocar la acumulación de grasa visceral", ha añadido la investigadora

Para este estudio, Keirns y sus colegas investigaron si el estigma del peso internalizado está relacionado con niveles más altos de grasa visceral. El estudio incluyó a 70 participantes, de 22 a 39 años, con un índice de masa corporal (IMC) promedio de 29 y un promedio de 33% de grasa corporal total. El estigma del peso internalizado se midió mediante un cuestionario autoinformado de 11 ítems llamado Weight-Bias Internalized Scale-Modified (WBIS-M). Los puntajes en el cuestionario varían de uno a siete, con siete representando el nivel más alto de internalización de sesgo de peso y uno representando el menor.

Asimismo, se utilizó la exploración por absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA) para medir la grasa corporal visceral y total. Las exploraciones DEXA son un tipo de exploración de cuerpo completo que utiliza imágenes espectrales para medir la densidad ósea y la composición corporal, incluida la grasa corporal y los músculos. En el análisis se incluyeron el porcentaje de grasa corporal total, la raza y el origen étnico, el sexo y la edad.
"Aunque los hombres por lo general, en promedio, tenían más de esta grasa dañina que las mujeres, no vimos la misma relación con el estigma social y psicológico. Para las mujeres, la forma en que vemos nuestros cuerpos y la forma en que otros ven y juzgan nuestros cuerpos parece tener efectos negativos", añade la investigadora.

Según los investigadores, este es el primer estudio que sugiere que las mujeres con niveles más altos de internalización del sesgo de peso tienen más probabilidades de acumular más grasa visceral. "Entre los profesionales de la salud, debemos ser más conscientes de nuestras suposiciones y de cómo el sesgo de peso puede afectar negativamente a nuestros pacientes.Cambiar la conversación de la pérdida de peso a la mejora de la salud puede ser una forma sencilla de cambiar estas conversaciones para eliminar lo que equivale a sesgos y juicios hacia los pacientes de mayor peso", ha añadido.

Este estudio destaca el importante desafío del estigma del peso, que es una barrera importante para abordar con éxito la obesidad. Los médicos deben ser conscientes de que el estigma del peso conduce a más estrés, niveles más altos de cortisol, una mayor probabilidad de comportamientos poco saludables, una menor probabilidad de buscar atención y, en general, contribuye a un mayor aumento de peso y peores resultados.

Además, es importante tener en cuenta que los entornos clínicos a menudo perpetúan una cantidad significativa de estigma de peso. "Hay muchos prejuicios contra el peso en las comunicaciones y en el tipo de atención que reciben los pacientes en los entornos clínicos",ha añadido la experta voluntaria de la American Heart Association, Chiadi Ericson Ndumele, profesor adjunto de cardiología Robert E. Meyerhoff, Clinical Connection en el departamento de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

Contador