Mitos y verdades sobre los tratamientos con toxina botulínica

Publicado 11/07/2019 14:04:51CET
Botox, tratamiento estético, medicina estética, relleno
Botox, tratamiento estético, medicina estética, rellenoFLICKR / CABRIOLET2008 - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La toxina botulínica no cambia la expresión de la cara y ayuda a prevenir las arrugas, según ha destacado el doctor Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral IDEI, con el objetivo de desmentir los mitos que existen sobre esta neurotoxina y fomentar el conocimiento, ya que la desinformación provoca que mucha gente tenga miedo a realizarse este tratamiento.

En este sentido, el experto ha destacado la "importancia" de que el procedimiento sea aplicado por un especialista que conozca el funcionamiento de la musculatura facial. Esta sustancia se suministra directamente sobre los músculos del rostro, relajándolos, consiguiendo así que deje de trabajar y no provoque arrugas.

Si se aplica en los puntos exactos de los músculos faciales y con la dosis adecuada el resultado será una cara con un aspecto más relajado y rejuvenecido, con la mirada más abierta, pero conservando la naturalidad y expresión del rostro, ha explicado el doctor.

Además, la utilización de pequeñas dosis de toxina botulínica en el tercio superior del rostro antes de la aparición de las arrugas de expresión ayuda a prevenir su aparición. Asimismo, se trata de un procedimiento estético seguro, que se puede utilizar de forma continuada sin suponer ningún riesgo para el paciente. Su uso continuado hace que los espacios entre un tratamiento y otro se distancien cada vez más en el tiempo.

A pesar de ser seguro, la duración de los efectos es diferente en función de las características del paciente. De factores como la edad, el tipo de piel, la fuerza de la musculatura, la gesticulación o los tratamientos previos depende la duración del tratamiento, que puede variar desde los 4 meses hasta el doble. Lo mismo ocurre con los resultados, que, a pesar de su visibilidad casi inmediata, depende de cada persona, aunque por lo general suele apreciarse entre las 48 y 76 horas pudiéndose apreciar el aspecto definitivo a los 15 días.

"Los especialistas antes de aplicar un tratamiento con toxina botulínica estudiamos el rostro del paciente y le damos una duración aproximada de la duración del tratamiento en base a sus condiciones particulares. Incluso con el paso del tiempo, la duración del tratamiento puede variar en el mismo paciente, por ejemplo, si recurre a él de forma continuada", ha explicado el experto.

EL TRATAMIENTO CON TOXINA BOTULÍNICA NO ES DOLOROSO

Por otra parte, existe el falso mito de que este su aplicación sirve también para dar volumen al rostro, algo que ha desmentido el doctor Sánchez Viera, quien ha apuntado que para dar volumen se utilizan rellenos de ácido hialurónico y sustancias que estimulan la producción de colágeno y elastina.

Asimismo, el experto ha puesto de relieve que no se trata de un tratamiento doloroso, "ya que las infiltraciones se realizan con agujas de un calibre similar al de un cabello". Sin embargo, en los casos de pacientes con hipersensibilidad se pueden aplicar previamente cremas anestésicas.

Por último, ha destacado la "importancia" de elegir un buen lugar y profesional. En este sentido, ha recomendado huir de lugares donde los precios sean muy bajos, ya que puede tratarse de un fraude en la que no se utilizan los materiales correctos o quien lo realiza no está acreditado.

Contador