El miedo al dolor es una de las principales causas para no acudir al dentista

Dentista. Dientes. Empaste
PIXABAY - Archivo
Publicado 14/12/2018 17:34:45CET

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El miedo al dolor es una de las principales causas para no acudir al odontólogo en España, donde sólo el 38 por ciento de la población va al dentista al menos una vez al año, ha recordado la presidenta de Compromiso y Seguridad Dental, Alba Castañé, entidad que ha concedido importancia al láser como herramienta para acabar con el miedo al dentista.

El láser ha extendido su uso en las consultas del dentista del blanqueamiento dental a otro tipo de intervenciones como cirugía en encías, periodoncia, endodoncia, tratamiento de sensibilidad términa, de manera indolora, dentro de lo que se denomina odontología mínimamente invasiva.

"El láser es una herramienta médica que aporta precisión, hemostasia y esterilidad", ha explicado el pionero en el uso de esta tecnología en España, el doctor Jaime Fernández-Coppel García.

Es útil "especialmente con niños muy pequeños que tengan una mala genética y que tengan muchos problemas de caries, en los que las primeras experiencias van a marcar el miedo o la confianza en ir a la consulta", ha agregado Fernández-Coppel.

El láser también puede usarse en implantología, ortodoncia invisible o la odontología integral acelerada para rehabilitaciones integrales orales. La más usada es la Nd-Yag, Er-Cr, de diodo y CO2, y su elección depende del tipo de tejido sobre el que se actúe: un tejido blando, como piel o encías, o un tejido duro, como hueso, esmalte o dentina, si bien hay algunos láseres que pueden actuar en los dos.

En odontología el láser más conocido es el diodo, similar al que se utiliza en fotodepilación, si bien su construcción es muy distinta, para acondicionarle al uso de la piel o de las encías.

La gran revolución estos últimos años es la aparición de láseres que permiten trabajar tanto en tejidos duros como en tejidos blandos. Son los láseres de Er-Yg o ErCr YSGG. Aunque algunos llevan ya años en el mercado y son poco conocidos, ya que se empezaron a utilizar hace 20 años, han evolucionado.