Para medir el oxígeno en sangre no hace falta despintarse las uñas

Publicado 30/11/2015 14:36:12CET
UPV/EHU

   MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio desarrollado por un equipo multidisciplinar liderado por los investigadores de la UPV/EHU, Sendoa Ballesteros e Irrintzi Fernández, ha mostrado que para medirse el oxígeno en sangre, a través de un pulsioxímetro, no hace falta despintarse las uñas ya que la alteración producida por la laca de uñas se encuentra en los márgenes de error estándar de los pulsioxímetros.

   Y es que, cuando un paciente ingresa en Urgencias, una de las primeras actuaciones clínicas que se realiza es medir la concentración de oxígeno en sangre con un pulsioxímetro colocado de manera perpendicular a la uña. Para evitar la posible influencia, se suele eliminar el esmalte de uñas, lo que provoca un ligero retraso en la intervención médica de urgencia.

   En concreto, un pulsioxímetro mide la saturación de oxígeno de la hemoglobina en sangre de manera no invasiva al detectar la diferente cantidad de luz absorbida por la hemoglobina oxigenada y la desoxigenada en las fases de sístole y diástole. Las sondas del pulsioxímetro se colocan con mayor frecuencia sobre las uñas de los dedos, donde el esmalte de las uñas podría distorsionar la medición. Por ello, durante el examen clínico en una situación de emergencia, la laca de uñas se retira de forma rutinaria para la valorar la saturación de oxígeno.

   No obstante, este proceso requiere disponer de líquidos disolventes adecuados y de algunos segundos para su ejecución. Además, previamente puede ser necesario obtener el consentimiento de la persona afectada, pudiendo llegar a existir posibles enfrentamientos con quienes se niegan a eliminar el esmalte.

   De manera tradicional se ha considerado que el esmalte de uñas puede absorber la luz emitida por los aparatos, interferir en la detección de la hemoglobina oxigenada e influir en las mediciones que se realizan para conocer la saturación de oxígeno en sangre, uno de los parámetros esenciales en la evaluación clínica de una persona.

ANALIZADOS DAROS DE 440 PERSONAS EN 12 ENSAYOS CLÍNICOS

   Por ello y con el objetivo de determinar la relevancia de esa influencia en los resultados de una pulsioximetría, Ballesteros y Fernández han analizado los datos de 440 personas que participaron en 12 ensayos clínicos realizados entre enero de 1999 y febrero de 2014 en Estados Unidos, Turquía, Brasil, Tailandia, Italia y Alemania.

   Estos ensayos fueron recogidos de seis de las bases de datos "más importantes" en Ciencias de la Salud (Medline, Embase, WOS, Scopus, CINAHL e IBECS). Entre los 440 casos estudiados, 50 eran de pacientes con ventilación mecánica, 42 presentaban una enfermedad obstructiva crónica (EPOC), y cinco personas sanas fueron sometidos a una simulación de hipoxia leve (bajos niveles de oxígeno) por altitud (3.084 m). El resto eran personas sanas que se sometieron de manera voluntaria al estudio.

   De esta forma, se ha detectado que existen pequeñas diferencias en los resultados entre las personas que llevan las uñas pintadas y las que no, por lo que el color del esmalte influye en los resultados estadísticos de la medición, aunque los investigadores han comprobado que estas variaciones detectadas fueron siempre inferiores al dos por ciento. Se encuentran, por tanto, en los márgenes de error de los pulsioxímetros empleados y sin relevancia para la práctica clínica.

   Asimismo, y a pesar de que sí se observó que los colores oscuros (negro, marrón, azul y púrpura) tendían a disminuir la intensidad de la señal y afectar al rendimiento del pulsioxímetro, no se obtuvieron diferencias estadísticas significativas entre los distintos colores del cosmético ni en función de las capas de esmalte aplicadas.

   "Aunque el cosmético utilizado para pintarse las uñas puede afectar a la lectura de la saturación de oxígeno en sangre, esa sutil alteración no resulta clínicamente relevante, especialmente cuando se emplean dispositivos modernos basados en tecnología led y sensórica de alto rendimiento. Por tanto, no deben desaprovecharse tiempo y esfuerzos en retirar el esmalte de uñas durante una situación de urgencia para obtener una medición de oximetría válida", ha zanjado Ballesteros.