Grupo Jaén incorpora la sonohisterosalpingografía para el estudio de la infertilidad femenina

Publicado 14/02/2020 13:58:16CET
Médico, consulta, ginecología, ovario, paciente, útero
Médico, consulta, ginecología, ovario, paciente, útero - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YAKOBCHUKOLENA

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Grupo Pedro Jaén ha incorporado a su Unidad de Ginecología la sonohisterosalpingografía (HyFoSy 3D) para diagnóstico clínico, una técnica que permite llevar a cabo un estudio integral de la cavidad uterina, las trompas de Falopio y los ovarios sin causar dolor ni aplicar radiación e indicada en candidatas a tratamientos de fertilidad.

La prueba convencional de cribado en el estudio de infertilidad femenina es la histerosalpingografía. Con ella, se puede evaluar la morfología del útero y las trompas de Falopio para determinar la existencia de una posible anomalía que dificulte la concepción y la gestación.

El problema que presenta el procedimiento es que, para llevarlo a cabo, es necesario utilizar contraste yodado y radiar la pelvis, una práctica cuestionada desde 2013 por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) para mujeres con problemas de fertilidad, dados los posibles efectos negativos que puede tener la radiación sobre sus planes reproductivos posteriores.

"Con este factor debemos ser especialmente cautelosos porque se trata de radiar una pelvis femenina que posteriormente va a tratar de conseguir un embarazo y gestar un bebé", explica la ginecóloga de la Unidad de Ginecología del Grupo Pedro Jaén, Virginia Engels.

En concreto, a diferencia de la prueba tradicional, la sonohisterosalpingografía consiste en introducir, a través del cuello del útero, una cánula con la que se llena esta cavidad y las trompas de Falopio con una espuma que se mantiene estable durante cinco minutos; transcurrido ese tiempo la espuma se reabsorbe y desaparece sin causar dolores ni molestias.

"Esta es una de sus ventajas más importantes de cara a las pacientes, ya que la canalización se hace con menos presión que en la histerosalpingografía convencional, que resulta bastante dolorosa. Además, la hacemos los ginecólogos, que estamos muy acostumbrados a canalizar el cuello del útero para molestar lo menos posible a la paciente", argumenta la doctora Engels.

Otra ventaja de la HyFoSy 3D es que, al hacerse por ecografía, no requiere radiaciones ionizantes. Este factor elimina los riesgos que entrañan los rayos X para los gametos, "algo fundamental en cualquier proceso de fertilidad o cuando se está buscando un embarazo de manera natural", ha explicado.

"Para los especialistas, esta prueba supone una ventaja muy importante con respecto a los procedimientos convencionales porque permite un estudio integral de la cavidad uterina, las trompas de Falopio y los ovarios", detalla. De esta manera, obtenemos datos anatómicos, funcionales, sobre la reserva ovárica, acerca de la presencia de pólipos o miomas, todo ello en una sola prueba más rápida y con menos costes", ha concluido la experta del Grupo Pedro Jaén.

Contador