Actualizado 07/10/2014 8:52:16 +00:00 CET

La elevación del pecho caído es ya una de las operaciones estéticas más demandadas en España

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cerca del 30 por ciento de las operaciones de cirugía plástica que se realizan en España están relacionadas con la mama, pero no necesariamente por un aumento de pecho, ya que también están aumentando las intervenciones para reducirlo o para elevarlo, lo que se conoce como mastoplexia, que están ya en la quinta posición entre las operaciones de estética más demandadas.

Así lo asegura la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) con motivo de un encuentro de expertos que se celebra el 25 y 26 de octubre en Madrid para analizar los últimos avances y técnicas en operaciones de reducción mamaria y en las de elevación de pecho (mastopexia).

Según el presidente de la AECEP y director del curso, el Doctor Pedro Arquero, son operaciones cada vez más solicitadas en las que en los últimos años ha habido un avance significativo en las técnicas quirúrgicas.

"Actualmente estas cirugías son muy seguras, con resultados muy controlables, y posoperatorios poco molestos, siempre que sean realizadas por cirujanos plásticos debidamente formados y acreditados", reconoce este experto.

La mamoplastia de reducción se realiza en muchos casos para eliminar complicaciones de salud asociadas al tamaño del pecho como son dolores de espalda y cervicales, irritaciones en la piel del surco mamario o incluso problemas respiratorios. Esta intervención tiene una complejidad mayor que la de aumento sin embargo, las técnicas se han perfeccionado obteniendo unos resultados muy positivos que mejoran la actividad física de la paciente.

En referencia a la mastopexia, este experto reconoce que se practica en casos en los que la paciente necesita elevar y recuperar la firmeza del pecho tras períodos de lactancia, embarazo o en casos en los que se ha sufrido una importante disminución de peso corporal.

En estos casos no es necesaria la colocación de implantes siempre que el volumen sea el adecuado. "Con solo el modelado glandular, la elevación de la areola y el pezón y la resección del exceso de piel será suficiente", asegura.

Por otro lado, la mamoplastia de reducción se suele realizar para eliminar complicaciones de salud asociadas al tamaño del pecho como son dolores de espalda y cervicales, irritaciones en la piel del surco mamario o incluso problemas respiratorios.

Esta intervención tiene una complejidad mayor que la de aumento sin embargo, las técnicas se han perfeccionado obteniendo unos resultados muy positivos que mejoran la actividad física de la paciente.