Publicado 22/07/2022 08:08

Dudas más frecuentes sobre cosmética y embarazo: ¿qué productos no puedo emplear?

Archivo - Cosmética y embarazo.
Archivo - Cosmética y embarazo. - 97/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 22 Jul. (EDIZIONES) -

   El 55% de las mujeres consideran a la cosmética durante el embarazo un riesgo, y hasta el 65% de ellas afirman que les hubiera gustado recibir consejo médico sobre el uso de productos de cuidado personal durante el embarazo, según constatan diversos estudios epidemiológicos.

   En el embarazo se transforma todo el cuerpo de la mujer, incluida la piel. Son tales las alteraciones que se producen en su organismo, fundamentadas por esa revolución hormonal tan característica, que en el caso concreto del estado de la piel esta puede modificarse y dar lugar a patologías antes nunca diagnosticadas, o bien alteraciones ya existentes que pueden agravarse.

   Durante la gestación hay una explosión de hormonas y el desequilibrio hormonal hace que la piel de la mujer esté más predispuesta a unas alteraciones, siendo una de las más frecuentes es la aparición de manchas, aumenta también la sensibilidad, es una piel más sensible que tiende a deshidratarse, explica en una entrevista con Infosalus, la dermatóloga en el Hospital 12 de Octubre de Madrid y en Clínica Bmum, la doctora Lidia Maroñas.

   Así, durante el primer trimestre tiene lugar una una hipersecrección sebácea y es característico que aparezca el acné gestacional, con un aumento de grasa tanto a nivel facial, como a nivel del pelo, y por eso muchas embarazadas se notan la piel como con más brillos, como más sucia, con aumento de puntos negros o incluso con granitos de acné.

   Conforme avanza el embarazo por la acción de progesterona la piel se va deshidratando y en el tercer trimestre es muy característico que aparezca deshidratación en forma de piel seca, dermatitis o incluso eczemas.

   La aparición de esa tendencia a las manchas es constante en el embarazo y se mantiene también en el posparto, una prolongación a nivel hormonal del embarazo, y en la que no hay que bajar la guarda protegiendo la piel del sol, hidratándola y también fotoprotección para prevenir las manchas.

LAS ESTRÍAS SON MUY FRECUENTES

   Por otro lado, las estrías son las grandes protagonistas en el embarazo, y fundamentalmente esto es debido a tres factores, según describe esta dermatóloga: la genética, mujeres que aunque no tengan gran distensión abdominal las tengan; el factor hormonal; y la distensión mecánica, como engorda la tripa a nivel mecánico las fibras de las dermis se estiran mucho.

   Para mejorarlo durante el embarazo se recomienda hidratación desde el minuto uno, cremas muy nutritivas y que hidraten en profundidad, cuanto más densas mejor, y si están enriquecidas en vitamina E y centella asiática (mejores activos cosméticos en este sentido) todavía mejor.

   En el posparto, la doctora Maroñas señala que se puede poner un tratamiento tópico con cremas con retinoides, a la vez que se debe mantener la crema hidratante enriquecida en vitamina E y centella asiática empleada en el embarazo.

   Ya en el posparto, y en lo que a la medicina estética se refiere, sostiene que los tratamientos dependen mucho de la estría, pero se pueden combinar tratamientos láser para ir poco a poco degradando y exfoliando la piel más en superficie, hasta tratamientos inyectores con inductores de colágeno para mejorar la estrías, o se pueden emplear dispositivos como ultrasonidos focalizados para favorecer esa regeneración del colágeno que se ha degradado.

ENFERMEDADES QUE PUEDEN APARECER O EMPEORAR

   Así, la doctora Maroñas detalla que durante el embarazo pueden surgir patologías en la piel simplemente por el hecho de estar embarazada, lo que se denomina como 'dermatosis estacional', como la erupción polimorfa del embarazo, una erupción que se manifiesta a partir del segundo o tercer trimestre y aparece en la región abdominal en forma de granitos que pican mucho, ocasionan molestas. Para ella, existen tratamientos, incluso en pastillas con antihistamínicos que se suele dar para paliar el picor, y una vez da luz la madre se resuelve, aunque puede volver a aparecer con embarazos posteriores.

   Después se encontrarían las dermatosis comunes, y que son más frecuentes durante el embarazo como el acné gestacional, característico en primer trimestre; la pigmentación facial, el melasma; y la dermatitis atópica también se puede exacerbar sobre todo en el tercer trimestre; pero también la rosácea o la psoriasis pueden aparecer.

QUÉ COSMÉTICOS NO UTILIZAR EN EL EMBARAZO

   Con ello, y para realizar un correcto cuidado de la piel en el embarazo, esta especialista del Hospital 12 de Octubre reconoce que, en general, una mujer embarazada puede usar la misma rutina cosmética que una mujer no embarazada. "Una dificultad importante es que muchos de los estudios no se pueden testar en embarazadas por temas éticos, pero hay suficiente evidencia clínica de que es seguro el uso de los activos cosméticos durante el embarazo", subraya.

   Ahora bien, entre los productos a evitar durante la gestación sí subraya que se encontrarían los retinoides, tanto tópico como oral, aunque hay evidencia de que por vía tópica no llegan a absorberse en cantidad suficiente como para provocar problemas de malformación en fetos. Además, en la gestación estaría contraindicado el empleo de la hidroquinona, un despigmentante que puede absorberse con más probabilidad en el embrazo.

   En el caso de seguir algún tratamiento oral en pastillas, por ejemplo, para mejorar el acné, recomienda comentarlo con el dermatólogo incluso antes de quedarse embarazada, ya que en esta etapa sí se deberían suspender algunos medicamentos empleados en este campo, como los antibióticos del grupo de las tetraciclinas y los retinoides orales anets de empezar la búsqueda del bebé.

   A su vez, considera que es mejor evitar en el embarazo el ácido salicílico, los aceites esenciales, fotoprotectores con oxibenzona, los desodorantes con aluminio, las cremas anticelulíticas o productos tópicos adelgazantes con cafeína y las lociones para el cabello con minoxidil.

QUÉ SE ACONSEJA

   En cuanto al ácido hialurónico y al uso de la vitamina C revela que su empleo es "incluso beneficioso" para una mujer embarazada, especialmente la vitamina C por la mañana porque ayuda a prevenir el desarrollo de las manchas. "La vitamina C, de hecho, es un ingrediente que tenemos de forma natural en nuestra piel, y si lo potenciamos mejor. El ácido hialurónico es un hidratante maravilloso para la piel de la embarazada. Mientras, los alfa hidroxiácidos, como el ácido glicólico, es un renovador celular, o el retinol de la embarazada", subraya.

También aconseja en esta etapa el empleo de emolientes como los filmógenos (ceramidas como la lanolina); antioxidantes como la vitamina E y el ácido ferúlico; los antiinflamatorios y calmantes como la niacinamida y el ácido azelaico; los despigmentantes como el ácido tranexámico, el ácido kójico, y el ácido azelaico; los seborreguladores y antiacné como el ácido glicólico y el ácido azelaico; o los reparadores celulares, aparte del glicólico, como el ácido láctico y el mandélico.

   Precisamente la doctora Lidia Maroñas acaba de publicar 'Dos corazones bajo una misma piel' (La Esfera de los Libros), un libro que sirve de guía para cuidar de la piel durante el embarazo y el posparto.

Contador