Publicado 11/02/2020 14:15:41CET

Diferentes tipos de varices y posibles tratamientos para eliminarlas

Varices, piernas
Varices, piernas - GETTY - Archivo

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La directora del Centro Médico Rusiñol en Madrid, la doctora López Marín, ha distinguido entre los distintos tipos de varices y los posibles tratamientos para eliminarlas.

En primer lugar, la experta explica que las varices se clasifican por tipos o grados, en función de la intensidad o la condición en la que se presentan en el cuerpo.

Las varices de grado I son muy finas y delgadas y no suelen presentar ningún síntoma, aunque en ciertos casos sí que se puede notar sensación de pesadez o de cansancio en las piernas.

Las varices de grado II son mucho más visibles y sí que conllevan síntomas de pesadez, calambres, hormigueos y dolor en las piernas, además de problemas de protuberancias, calor y escozor en la zona.

Las varices de grado III y de grado IV son más agresivas que las anteriores y los síntomas aumentan de forma progresiva. Además de aparecer hinchazón en las piernas, también se produce un cambio de color en la piel. Incluso en el grado IV pueden aparecer lesiones inflamatorias y úlceras que pueden llegar a infectarse.

Para contrarrestar el daño causado por las varices y mejorar la sensación de pesadez, hormigueo e hinchazón, la doctora recomienda medias de comprensión que contribuyan a la circulación de la sangre y eviten que aparezcan más varices, aunque no lleguen a eliminar las que hay. Otra opción es la hidroterapia, que busca mejorar la circulación favoreciendo la contracción y la dilatación de los vasos.

Finalmente, existen tratamientos ambulatorios para eliminar los vasos anómalos, cuya técnica dependerá según el grosor y tamaño de la vena. Por un lado, la crioesclerosis, que emplea una técnica en frío para aplicar un esclerosante e inyectarlo en la vena, que expulse la sangre que había quedado en su interior. Y por otro lado, el tratamiento con láser, que busca el "termo sellado" del vaso.

La doctora Marín ha destacado que ambos tratamientos ambulatorios son compatibles con la vida laboral y permiten llevar una vida habitual, pues no requieren medidas especiales post tratamiento.

Contador