Una dieta baja en calorías disminuye la grasa y mejora el pelaje en ratones

Laboratorio
QUIRÓNSALUD
Publicado 16/01/2018 12:53:56CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El control de las calorías en una dieta ha ayudado a los ratones a reducir las reservas de grasa en el tejido adiposo, necesario para mantener su cuerpo caliente, lo que ha estimulado el crecimiento del pelaje para compensar esta situación, según un estudio de la Universidad de São Paulo (Brasil).

La investigación, realizada durante la beca posdoctoral de Maria Fernanda Forni y bajo la supervisión de Alicia Kowaltowski, ha sido publicada en la revista 'Cell Reports'. En ella se involucró a dos grupos de ratones durante seis meses. En uno de los grupos a los ratones se les permitió comer todo lo que quisieran, lo que hizo que se convirtieran en obesos. El resto fue alimentado con una dieta con un promedio de solo el 60 por ciento de las calorías consumidas por el otro grupo.

Tras seis meses, la masa corporal de los ratones alimentados con una dieta de restricción calórica (CR) fue un 40 por ciento menor que la de los ratones alimentados con una dieta no restringida. Como la grasa que ayuda a mantener su cuerpo caliente disminuyó en estos ratones, la respuesta adaptativa de su piel fue estimular el crecimiento de la piel, y después de seis meses, su pelaje era más uniforme, más grueso y más largo.

"La piel tiene propiedades que aíslan a los animales para retener el calor. Creemos que esta es una adaptación presente en los mamíferos. Los que comen menos tienen menos grasa y necesitan más pelo corporal como aislamiento térmico", ha señalado Alicia Kowaltowski.

La vascularización de la piel también cambió. En comparación con el grupo obeso, el grupo CR tenía tres veces más vasos sanguíneos en la piel. Por el contrario, los signos de envejecimiento prematuro de la piel aparecieron en los ratones con sobrepeso. "El cambio en la vasoconstricción ayudó a los ratones más delgados a mantenerse calientes, y su piel también se mantuvo joven", ha señalado Kowaltowski.

En la segunda etapa del experimento, partes de la piel se afeitaron en ambos grupos de ratones para confirmar que el pelaje extra ayuda a los ratones CR a mantenerse calientes. Los investigadores midieron la pérdida de calor corporal y descubrieron que el pelaje más grueso ayudaba a los ratones a mantener el calor.

En la última etapa de la investigación, se tiñó de azul la piel de los ratones para comprobar si había diferencia entre los ratones CR y los ratones con sobrepeso en términos de grosor de la piel. El resultado mostró que los ratones CR tenían pelaje más grueso que los ratones con sobrepeso.

"Estos descubrimientos son particularmente importantes ya que revelan no solo un efecto pronunciado de la dieta de CR sobre la piel sino también un mecanismo de adaptación para tratar el aislamiento reducido debido a los cambios en la piel en condiciones de menor ingesta calórica", ha destacado la investigadora.

PROTECCIÓN DEL HÍGADO

Otro estudio, llevado a cabo por el equipo de Kowaltowski, demostró que una dieta de CR protege al hígado de daño debido a la interrupción temporal del flujo de sangre al órgano.

"Cuando comparamos los ratones alimentados sin restricciones con ratones alimentados con una dieta de CR, encontramos una gran diferencia. Aproximadamente el 25 por ciento del hígado se dañó en el primer grupo, y solo el 1 por ciento en el segundo", ha explicado la autora.

El modelo de isquemia-reperfusión utilizado en el experimento consiste en interrumpir aproximadamente el 70 por ciento del flujo sanguíneo al hígado durante 40 minutos, simulando un ataque cardíaco. Los datos en literatura científica sugieren que este procedimiento induce un aumento patológico en el calcio tisular, que causa una falla en la función de las mitocondrias, lo que y conduce a la muerte de algunas células hepáticas.

"El calcio es importante para regular el metabolismo mitocondrial y aumentar la producción de ATP. Sin embargo, una cantidad excesiva de calcio hace que los orgánulos dejen de funcionar correctamente. Por lo tanto, nuestra hipótesis era que el beneficio observado de la dieta se relacionó con un aumento en la capacidad de las mitocondrias para capturar calcio del medio intracelular sin dejar de producir energía", ha explicado el investigador de IQ-USP y primer autor del artículo, Sergio Menezes-Filho.

En este experimento, el grupo observó que las mitocondrias de ratón CR podían absorber aproximadamente un 70 por ciento más de calcio que las mitocondrias de control de ratón sin deterioro funcional.

"Todavía no sabemos por qué las mitocondrias de los ratones alimentados sin restricción tienen menos ATP, pero esta diferencia está ciertamente asociada con su capacidad de absorción de calcio. Cuando combinamos artificialmente los niveles de ATP en ambos grupos agregando ATP para controlar las mitocondrias o reducirlo en las mitocondrias de CR, la absorción de calcio también se volvió igual", ha informado Kowaltowski.

EFECTOS MÚLTIPLES

Ambos artículos forman parte de una serie de estudios liderados por Kowaltowski que tiene como objetivo investigar los efectos de la restricción calórica en diferentes tejidos.

"La obesidad se ha convertido en una epidemia global. Intentamos comprender cómo actúa CR en el organismo y qué moléculas participan para identificar objetivos para prevenir o tratar enfermedades asociadas con el aumento de peso y la edad", ha destacado Kowaltowski.

Los experimentos realizados hasta la fecha muestran que la dieta en animales de laboratorio tiene efectos específicos en diferentes órganos. Por ejemplo, en el páncreas, la dieta permite que las células productoras de insulina respondan mejor a un aumento en los niveles de azúcar en la sangre.

Por su parte, en el cerebro también se ha comprobado que la dieta proporciona un beneficio asociado con la capacidad de captación de calcio mitocondrial.

"Hasta la fecha, en nuestra investigación hemos evaluado los efectos de la CR en situaciones patológicas agudas, pero creemos que la dieta también tiene un efecto beneficioso más sutil sobre las condiciones fisiológicas y ayuda a regular el metabolismo sobre una base diaria. Este efecto es lo que planeamos investigar más a fondo", ha concluido Kowaltowski.