Cuidados de las uñas: ¿Cómo debo cortármelas?,¿qué pasa si me las muerdo?

UÑAS
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MICHAL LUDWICZAK
Actualizado 14/12/2017 8:16:38 CET

   MADRID, 14 Dic. (EDIZIONES) -

   Las uñas están hechas de queratina y son más importantes de lo que creemos para nuestra salud. Según la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), más allá de su objetivo estético tienen importantes funciones; especialmente las de las manos, pues favorecen e implementan la función prensil, es decir, la de coger objetos.

   Por ello es muy importante cuidarlas. Asimismo, hay que conocer que las alteraciones ungueales (de las uñas), que son variadas, pueden ser la manifestación de trastornos de salud general, de enfermedades sistémicas o de patologías específicas de la uña.

   En concreto, su crecimiento es lento, de 1 a 2 milímetros al mes. Además, el dermatólogo y miembro de la AEDV, el doctor Vicente Delgado, subraya en una entrevista con Infosalus que su crecimiento también es "inversamente proporcional a la edad, cuanta más edad más despacio crecen", añade. Igualmente, precisa que crecen más rápido las uñas de las manos que las de los pies y, de media, en un adulto medio las uñas de las manos crecen en 9 meses, mientras que a las de los pies les cuesta 12 meses.

   Según el experto, aparte de no abusar de la manicura ni de las lacas de uñas, y de mantener una buena higiene ungueal, es vital saber cortarse las uñas correctamente. "Tanto en pies, como en las manos, es necesario seguir la propia forma anatómica de la uña, seguir la forma de la uña sin rebasar demasiado. No obstante, en las uñas gordas de los pies hay que cortarlas rectas para evitar que los laterales al crecer se claven y se encarnen las uñas. No hay que recortar los picos de la uña del dedo gordo del pie, hay que dejar los bordes y cortarla preferentemente en forma cuadrada", explica el especialista granadino.

   Aquí el dermatólogo recuerda que una patología asociada a menudo con los jóvenes, aunque su causa es principalmente hereditaria, como la mayoría de las enfermedades ungueales, es cuando la uña se clava en la carne, inflamándola. A su juicio, la principal solución para evitarlo es llevar un zapato menos apretados, y evitar los que acaban en punta, además de empapar un algodón en antiséptico y colocarlo en dichos bordes, entre la uña y la carne. "La longitud adecuada de la 'parte blanca', sobresaliente, debería ser de 1 milímetro", precisa.

VICIOS A DESTERRAR: MORDERSE LAS UÑAS

   El especialista cree a su vez que uno de los vicios que hay que desterrar relacionado con las uñas, para mantener su correcto cuidado, es el hecho de mordérselas y de comerse los padrastros. En su opinión, además de los problemas estéticos que ocasiona, morderse las uñas puede alterar la forma de los dientes o incluso afectar a la salud ungueal: "Éstas no crecen bien por el continuo mordisqueo al que son sometidas, y se crean microtraumatismos a lo largo de todo el lecho ungueal (la parte que se encuentra bajo las uñas), alterándose así su anatomía. También se ocasionan daños alrededor de la uña, pequeñas heridas que hacen que el dedo se inflame y duela".

   A su vez, el especialista en enfermedades de las uñas advierte de que al morderlas va disminuyendo el lecho ungueal de tamaño y cuando esa persona deja de morderse, las uñas no pueden tener su tamaño natural, se quedan cortas cuando ya se lleva mucho tiempo mordiéndose las manos. Igualmente, indica que el comerse los padrastros puede producir una infección de la uña y de los pliegues de alrededor de la misma.

   De hecho, Delgado cree que comerse las uñas es "una manía como muchas otras", como la de rascarse o arrancarse el pelo. Considera que expresa un descontrol de la ansiedad por parte de la persona que lo hace. Aquí recuerda que hay una enfermedad que se conoce como 'onicotilomanía', más psiquiátrica que dermatológica, que consiste en autodestruirse las uñas, arrancárselas e incluso comérselas.