¿Cuáles son los principales problemas que pueden afectar a las uñas de los pies?

Publicado 14/10/2019 8:19:33CET
Uñas de los pies.
Uñas de los pies. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SELLEN - Archivo

MADRID, 14 Oct. (EDIZIONES) -

Las uñas de los pies no son un elemento decorativo y, como parte destacada de esta extremidad, merecen cuidado y atención. Con sólo mirar las uñas hay quien puede obtener algunas pistas del estado de salud de una persona.

Los problemas más comunes que afectan a las uñas de los pies se clasifican en "intrínsecos y extrínsecos", según desvela en una entrevista con Infosalus la presidenta del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), Maite García.

En cuanto a los intrínsecos, García concreta que son de origen "casi siempre genético" y destaca que las uñas "se pueden ver afectadas por su forma genética, es decir, que tengan la tendencia a curvarse y, entonces, encarnarse". Una uña encarnada implica que la punta o un costado de la uña ingresa en la piel que tiene alrededor, lo que resulta en dolor, enrojecimiento, inflamación o una infección.

Además, otros problemas intrínsecos de las uñas de los pies es que "se rompan con facilidad o que no crezcan bien por otras enfermedades, como puede ser la psoriasis", continúa García. En el último 'Global report on psoriasis' de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en 2016, la entidad revela que la psoriasis afecta a la piel y a las uñas, una patología que recibe el nombre de psoriasis ungueal.

Según la OMS, entre un 4,2 por ciento y un 69 por ciento de los pacientes que sufren psoriasis desarrollan cambios en sus uñas. No sólo en las uñas de los pies, sino también en las de las manos. "La psoriasis en las uñas no es sólo un problema de naturaleza estética, sino que también puede restringir la destreza manual", especifica el informe.

Por otra parte, las otras alteraciones más comunes en las uñas de los pies son las infecciones, como los hongos, según la presidenta del ICOPCV. "Las infecciones suelen contraerse por alteraciones del sudor, por la exposición de las uñas a zonas húmedas, como las piscinas, o el uso abusivo de esmaltes", destaca García.

Las alteraciones mencionadas que pueden derivar en complicaciones más graves son, según la experta, las uñas encarnadas porque "se sobreinfectan". Además, estas complicaciones son más acusadas "en pacientes delicados como puedan ser diabéticos o personas con insuficiencia venosa", precisa la presidenta del ICOPCV.

Particularmente, las uñas encarnadas se pueden prevenir. "Pueden evitarse cortándolas rectas", confirma la experta y, en caso de ser por una causa genética, "una visita al podólogo puede mejorar el borde de la uña reconduciéndola y, en algunos casos, realizando una cirugía de uña que evita la alteración de forma definitiva", continúa García.

VALORACIÓN DE UN PODÓLOGO

En cuanto a los casos de alteraciones en color, textura o posibles infecciones, "debemos obtener un diagnóstico del facultativo para que el tratamiento sea adecuado y poder eliminar el origen del problema", hace hicapié la presidenta del ICOPCV.

"Lo mejor siempre será una buena prevención. Lo que está claro es que es el podólogo quien dará un diagnóstico, un tratamiento específico y unos consejos personalizados para evitar que vuelvan", insiste la experta.