¿Conoces los riesgos de los trasplantes capilares 'low cost' de Turquía?

INJERTO CAPILAR, PÉRDIDA DE PELO, ENTRADAS
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MRAORAOR
Actualizado 27/11/2017 12:07:12 CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El fundador de la clínica Millán&Vila Rovira de Madrid, Ramón Vila-Rovira, ha advertido sobre los riesgos de los trasplantes capilares 'low cost' en Turquía ya que "después de ser intervenido por un cirujano al que, en el mejor de los casos conocen justo antes de iniciar la operación, surge cualquier problema al regresar a España, y el médico que hizo la intervención está muy lejos para poder poner soluciones".

Planteado como medida del gobierno turco para fomentar el turismo, los trasplantes en Turquía están subvencionados, por lo que puede parecer una opción barata. Sin embargo, los 2.000 o 2.500 euros de coste del tratamiento se ven incrementados por los gastos del paciente allí, llegando incluso a duplicarse si este viaja acompañado y prolonga su estancia hasta 3 y 5 días.

"Al final, el paciente se gasta en Turquía mucho más dinero por aquello del 'ya que voy', porque, además de la promesa de recuperar su pelo, le invitan a vivir una experiencia de ocio. Pero el motivo último de su viaje provoca algunas incógnitas, no menores en la mayoría de los casos", ha explicado Ramón Vila-Rovira.

"LO BARATO SALE CARO"

Para el experto el gobierno turco "ha encontrado un relevante nicho de mercado en aquellas personas que no pueden, o no les compensa, pagar lo que cuesta el trasplante en sus países de origen, matando dos pájaros de un tiro: por un lado, dinamizando una especialización médica y, al mismo tiempo, impulsando el turismo. Y lo está consiguiendo, qué duda cabe".

"Por resumirlo o simplificarlo, en este caso concreto podemos afirmar que lo barato termina saliendo caro", ha simplificado Vila-Rovira.

Otro de los riesgos, es que en muchos casos los facultativos que realizan las intervenciones o aquellos que realizan el posterior seguimiento, no son cirujanos plásticos, sino técnicos que carecen de la formación adecuada y los conocimientos necesarios.

"En Turquía se vulnera el principio básico de libre elección de médico. Los pacientes son destinados a un centro predeterminado, que puede ser bueno o no, y sin un trato médico, ni contacto posterior una vez terminada la operación, el paciente no encuentra solución fácil a las posibles complicaciones que puedan surgir en el futuro", ha destacado el doctor Julio Millán, fundador de la clínica junto a Vila-Rovira.

"Es una lástima, pues en España la oferta es muy profesional. El estándar y variedad de opciones que existen en nuestro país son difíciles de encontrar en cualquier otro mercado, al menos de la Unión Europea", según Millán.