Publicado 11/11/2021 12:03CET

Los cigarrillos electrónicos casi duplican el riesgo de infarto de miocardio

Archivo - Cigarrillo electrónico. Vapeo
Archivo - Cigarrillo electrónico. Vapeo - ISCIII - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los consumidores de cigarrillos electrónicos tienen casi el doble de probabilidades de sufrir un infarto que los no fumadores, según el informe 'Cigarrillos electrónicos: una nueva amenaza para la salud cardiovascular', elaborado por la Federación Mundial del Corazón (WHF, por sus siglas en inglés).

En el documento se pide a los gobiernos una regulación más estricta y una mayor supervisión de las estrategias de 'marketing' y ventas de estos dispositivos, en un intento de poner freno a esta nueva forma de consumo de tabaco, especialmente entre la población joven.

"Los líquidos y los aerosoles de los cigarrillos electrónicos contienen sustancias tóxicas y existe evidencia creciente de que pueden causar daño cardiovascular", ha comentado la doctora Regina Dalmau, del Grupo de Expertos en Tabaco de la WHF y portavoz de la Fundación Española del Corazón (FEC).

De hecho, la WHF asegura también en su informe que el vapeo aumenta el ritmo cardiaco y la presión arterial y provoca latidos cardiacos irregulares, problemas vasculares y un posible incremento del riesgo de coágulos sanguíneos.

Por todo esto, la doctora Dalmau subraya que "no deberían promocionarse como productos seguros o de daño reducido". A menudo, estos dispositivos se anuncian como una alternativa para dejar de fumar, aunque diversas investigaciones han demostrado que no es así.

"La mayoría de las personas que los usan para dejar el hábito de la nicotina terminan fumando tanto cigarrillos convencionales como electrónicos, lo que puede suponer un riesgo persistente para la salud", detalla la especialista en cardiología.

La nicotina es una sustancia tóxica y altamente adictiva que se encuentra no solo en los cigarrillos convencionales sino también en los electrónicos. Muchos fumadores de estos dispositivos desarrollan dependencia a la nicotina, una sustancia que puede ser tan adictiva como la cocaína o la heroína y especialmente peligrosa en mujeres embarazadas, niños y adolescentes.

Precisamente el documento de la WHF pide campañas más agresivas enfocadas al público joven porque los consumidores de cigarrillos electrónicos, especialmente los adolescentes, tienen más probabilidades de fumar tabaco.

El informe recomienda a los gobiernos llevar a cabo una serie de acciones específicas entre las que se encuentran prohibir su venta y distribución a menores; prohibir el uso de sustancias aromatizantes, especialmente aquellas que atraen a los menores; llevar a cabo más estudios sobre sus efectos a largo plazo en materia de salud cardiovascular; aplicarles impuestos especiales; prohibir su comercialización, publicidad y afirmaciones engañosas; prohibir su uso en aquellos lugares donde no se puede fumar.

Contador