Boca sana, cuerpo sano: esta es la relación entre la salud bucodental y la salud general

Sonrisa, dientes, cuidar los dientes, salud bucodental
PIXABAY / ALBANYCOLLEY - Archivo
Publicado 26/12/2018 14:41:20CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

La salud bucodental y la salud general del organismo están estrechamente relacionados. La boca, igual que la piel, es un indicador externo del estado de salud y muestra indicios y síntomas de lo que sucede en el organismo.

"Muchas enfermedades que afectan al organismo en su conjunto tienen su primera manifestación en la cavidad bucal", según la publicación especializada 'Dentistry Today'.

La Organización Mundial de la Salud define salud bucodental como la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales, caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial.

- Para prevenir enfermedades

En particular, el cuidado de la salud bucodental ayuda al control de la diabtes, a prevenir las enfermedades cardiovasculares y las respiratorias.

Además, la observación de determinados aspectos bucodentales puede revelar problemas renales, ansiedad, anorexia, trastornos digestivos y un diagnóstico precoz del cáncer de boca.

- Fluye en dos direcciones

La relación entre salud general y salud bucodental es bidireccional. Las personas con sistemas inmunológicos débiles tienen más probabilidades de tener mayores niveles de infecciones en la boca. Las enfermedades gastrointestinales, respiratorias y vasculares también afectan al estado de salud bucodental. Los medicamentos y la carencia de determinados nutrientes también generan problemas en la boca.

Por lo tanto, es importante incluir en los hábitos de cuidado de la salud las revisiones periódicas de la boca, a modo preventivo y como parte del cuidado de la salud en general. Es recomendable acudir al dentista cada seis meses. Esta práctica es buena para la salud y para el bolsillo, porque la prevención y la detección precoz evitarán multitud de tratamientos y permitirá mantener la dentadura mucho más tiempo.

- Ir al dentista

Sin embargo, sólo el 38 por ciento de los españoles acude al dentista al menos una vez al año y, de ellos, entre el 53 y el 65 por ciento, lo hace para tratarse las caries. Además, sólo la mitad de los niños se cepilla los dientes cada día y menos de la mitad de los adultos, el 43 por ciento concretamente, sigue hábitos constantes de prevención.

Otro estudio de 2016 de la Universidad de Murcia concluye que el 77,4 por ciento de las mujeres acude alguna vez al dentista a realizarse revisiones a pesar de no tener ningún problema bucodental o estar sometidas a algún tratamiento frente al 52,8 por ciento de los hombres. Entre las razones para no ir con más frecuencia al odontólogo, el precio es la principal.

- Pero la boca es un ecosistema complejo

La boca es un ecosistema complejo en el que están presentes muchas bacterias que se mantienen en equilibrio cuando el ecosistema permanece sano. Sin embargo, el desequilibrio biológico provoca que las bacterias responsables de las caries dentales, las enfermedades periodontales e, incluso, de enfermedades sistémicas que afectan a la salud general encuentran en la cavidad bucal una vía de entrada al torrente sanguíneo.

"Para mantener el equilibio en el ecosistema bucodental es necesaria una buena higiene bucal basada en el cepillado y el uso de hilo dental diario", ha concluido la presidenta de Compromiso y Seguridad Dental, Alba Castañé.

Contador