Aumenta en un 50% la demanda de injertos capilares en España

Publicado 23/04/2019 12:43:05CET
La terapia con plasma rico en plaquetas aporta beneficios en la pérdida del cabello
PIXABAY/KAICHO20 - Archivo

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La demanda de los tratamientos para el mantenimiento y recuperación de pelo se ha incrementado hasta un 50 por ciento en España, según un informe de Top Doctors.

"España es uno de los países europeos con mayor índice de alopecia, más del 50 por ciento de los hombres y del 30 por ciento de las mujeres están afectados por una caída anormal del cabello que les puede originar calvicie", señalan en el informe.

El doctor y miembro de Top Doctors, José Luis Martínez, afirma que "además de tener un comportamiento estacional, siendo el otoño el momento del año con mayor incidencia, la pérdida del cabello está influida por el estilo de vida actual. El origen genético y hormonal son la principal causa de la alopecia pero problemas como el estrés, la ansiedad, la contaminación del aire o la mala alimentación son algunas de las principales causas que lo provocan".

A nivel global, señala la plataforma online, el número de cirugías entre el 2014 y el 2017 se ha incrementado un 64 por ciento y se prevé que siga creciendo, según los datos de la Society of Hair Restoration (ISHRS).

Esta tendencia "esta incentivada por otro factor, el avance de este tipo de intervenciones en España. La principal ventaja de realizar este tratamiento en España es que el paciente se garantiza una calidad de los profesionales e instalaciones, al mismo tiempo que tiene la posibilidad de tener un seguimiento por parte del especialista, ya que un injerto requiere un año para identificar y tratar cualquier complicación que se pueda producir", asegura el doctor Martínez.

"El éxito del injerto capilar empieza por una consulta médica personalizada de manos de personal cualificado. Es muy importante que en dicha visita la valoración sea realizada por el mismo médico especialista que realizará la cirugía", afirma Lidia Opi, especialista en psicología y coordinadora del Centro de Cirugía Capilar Internacional.

Actualmente, explican, existen dos técnicas para la realización de los injertos capilares: FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) y FUE (Follicular Unit Extraction) cuya diferencia radica en la forma de extraer los folículos de la zona capilar donante. "En la FUSS se extrae una banda de cuero cabelludo dejando una cicatriz lineal en la parte posterior de la cabeza. Por su parte, en la FUE los folículos se extraen uno a uno y por lo tanto no queda cicatriz aparente", explica el doctor especialista en trasplante capilar, Antonio José Alcaide Martín.