120 años de rinoplastia moderna: de la lima y el martillo a los ultrasonidos

Rinoplastia, operación, estética
GETTY//STOCKBYTE - Archivo
Publicado 07/12/2018 13:43:22CET

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El director médico de Clínica Planas, Jorge Planas, introductor en España de la rinoplastia ultrasónica, rememora los hitos conseguidos en esta técnica con motivo del 120 aniversario de la publicación de los primeros trabajos del médico alemán Jaques Joseph, considerado el 'padre de la rinoplastia moderna'.

Sus trabajos, según apunta Planas, fueron "determinantes" desde el punto de vista técnico, concretamente para la rinoplastia por vía externa y endonasal, con el desarrollo del instrumental pertinente. Tras los pasos de Joseph, siguieron las mejoras de muchos otros doctores, y en los siglos XX y XXI se ha evolucionado la técnica hasta llegar a la rinoplastia más novedosa, la ultrasónica.

"Maximiza la precisión en la intervención y reduce de forma substancial las molestias postoperatorias. Nada tiene que ver lo aparatoso y molesto de una rinoplastia de hace 120 años con lo que vive un paciente en la actualidad", apunta el doctor sobre esta nueva técnica.

Planas destaca que tras el aumento de mamas, la rinoplastia es una de las cirugías estéticas más demandadas tanto por hombres como por mujeres. "A lo largo de las décadas, se ha evolucionado la cirugía de la nariz en búsqueda de resultados más naturales e intervenciones con una
recuperación del paciente más rápida", valora.

La rinoplastia ultrasónica sustituye a la lima, el martillo y el escoplo tradicional por un dispositivo ultrasónico que maximiza la precisión en la intervención y permite limar y fracturar los huesos propios de la nariz sin lastimar los tejidos blandos ni los vasos sanguíneos, lo que hace que no aparezcan hematomas, reduciendo de forma substancial las molestias postoperatorias y evitando el "incómodo" taponamiento nasal del postoperatorio.

"El hecho de que no se utilice el martillo y el escoplo y sobre todo, que no se precise taponar la nariz durante el postoperatorio, elimina reticencias y hace que la mayoría de los pacientes interesados opten por hacerse la cirugía", comenta Planas.

En más de un siglo de historia moderna, la rinoplastia se ha transformado "notablemente", pero Planas pone énfasis en la singularidad de cada paciente. "Lo que hay que tener presente es que cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona y es muy importante alinear los deseos del paciente con las posibilidades reales de la cirugía", concluye.