Los 10 mandamientos del 'Botox'

Publicado 08/05/2016 8:19:34CET
Botox
IDERMA

   MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

   La toxina botulínica, conocida con el nombre comercial de 'Botox', es el principal tratamiento estético no quirúrgico y lleva más de diez años utilizándose en España. Su perfil de seguridad está de sobra analizado, con más de 3.000 estudios que recomiendan su uso.

   Además, en el 98 por ciento de los casos se usa con éxito en tratamientos médicos no estéticos, como para la migraña o la sudoración excesiva. Pero pese a estos datos, sigue teniendo una imagen negativa y existe mucha confusión sobre sus efectos.

   Para dar la vuelta a esta situación, cinco dermatólogos españoles han elaborado un decálogo sobre este tratamiento con el objetivo de informar a los pacientes sobre su uso y dar las claves para conseguir unos resultados naturales, seguros y satisfactorios.

DIEZ CLAVES SOBRE ESTA SUSTANCIA

   1. Mejora las arrugas de expresión. El 'Bótox' es el tratamiento ideal para mejorar las arrugas de expresión, como el entrecejo, las patas de gallo y las arrugas de la frente. Suaviza expresiones para no mostrar la tensión acumulada. La pérdida de volumen, la calidad de la piel y la flacidez debe tratarse con otras técnicas dermatológicas.

   2. Es seguro. En más del 50 por ciento de los casos se usa para fines médicos como tratamiento de migrañas, sudoración excesiva, tics, estrabismo, etcétera. Su uso seguro en niños hace que el tratamiento sea muy utilizado en la edad pediátrica para mejorar movimientos musculares anormales.

   3. Cuidado con la dosis. Para conseguir resultados naturales y dejar expresión al paciente se deben usar dosis adecuadas. Los músculos deben relajarse, no paralizarse con dosis demasiado altas.

   4. Previene arrugas. Tiene un efecto preventivo sobre el envejecimiento al "educar" la musculatura facial.

   5. Cada paciente es distinto. No todos los pacientes requieren la misma técnica de inyección. La distinta anatomía de cada paciente hace que para conseguir resultados naturales los sitios de inyección y la dosis deben ajustarse en cada caso. La técnica de inyección en hombres y mujeres es totalmente diferente. Por ejemplo, la forma de la ceja de la mujer, en "ala de gaviota" es totalmente diferente a la forma de la ceja masculina, que es recta y más próxima al párpado.

   6. Necesidad de repetir el tratamiento. Recomendamos repetir el tratamiento cada 4-6 meses y es conveniente anticiparse al fin del efecto.

   7. Abordaje facial global. La cara debe tratarse de una forma global para conseguir resultados naturales. Por ello es conveniente tratar la cara completa para relajar los músculos "depresores" de la expresión facial.

   8. Nos puede hacer sentir mejor. Inyectado de forma adecuada reduce los gestos de preocupación y tristeza. Se ha demostrado que este efecto sobre nuestra expresión facial mejora nuestro estado de ánimo. Es decir que nos sentimos mejor porque nos vemos mejor.

   9. Los malos resultados se deben a una mala técnica. Es como un bisturí: se pueden conseguir resultados buenos o malos en función de la técnica. Cuando los resultados son grotescos la causa es una mala utilización de este producto.

   10. Menos es más. Los resultados discretos son los más elegantes. Si alguien te pregunta "qué te has hecho" cambia de médico. El objetivo es que todo el mundo te note mejor cara sin saber que lo has usado.

   Los autores de este decálogo son Josep González Castro, del Instituto de Dermatología Avanzada (IDERMA) de Barcelona; Ricardo Ruíz, de la Clínica Dermatológica Internacional de Madrid; Manuel Asín, del Centro Dermatológico Estético de Alicante; Nerea Landa, del Dermitek de Bilbao, y Vicent Alonso, del Instituto Dermatológico Doctor Alonso de Valencia.

   Y de cara a difundir esta información y contestar a las preguntas más habituales sobre el 'Botox', estos profesionales van a poner en marcha una Jornada Informativa personalizada en sus respectivas clínicas el próximo viernes 13 de mayo, que se llevarán a cabo con cita previa y pretenden desterrar todos los falsos mitos y miedos a este tratamiento.