Publicado 05/07/2021 16:30CET

La vacuna genera estructuras inmunitarias fundamentales para la inmunidad duradera, según estudio

Estudiante Erasmus de la UV recibiendo la vacuna contra la Covid-19.
Estudiante Erasmus de la UV recibiendo la vacuna contra la Covid-19. - JORGE GIL -EUROPA PRESS

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis (Estados Unidos), publicado en la revista 'Nature', ha encontrado pruebas de que la respuesta inmunitaria a tales vacunas es fuerte y potencialmente duradera.

Casi cuatro meses después de la primera dosis, las personas que recibieron la vacuna de Pfizer seguían teniendo los llamados centros germinales en sus ganglios linfáticos produciendo células inmunitarias dirigidas contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Los centros germinales, que se forman como resultado de una infección natural o de la vacunación, son campos de entrenamiento para las células inmunitarias, un lugar donde las células inexpertas se entrenan para reconocer mejor al enemigo y se afilan las armas. Una mejor respuesta del centro germinal puede equivaler a una mejor vacuna.

Además, la vacunación dio lugar a altos niveles de anticuerpos neutralizantes eficaces contra tres variantes del virus, incluida la variante Beta de Sudáfrica que ha mostrado cierta resistencia a las vacunas. La vacunación indujo respuestas de anticuerpos más fuertes en personas que se habían recuperado de la infección por el SARS-CoV-2 en comparación con las que nunca se habían infectado.

"Los centros germinales son la clave de una respuesta inmunitaria persistente y protectora. En los centros germinales es donde se forman nuestras memorias inmunológicas. Y cuanto más tiempo tengamos un centro germinal, más fuerte y duradera será nuestra inmunidad, porque allí se produce un proceso de selección feroz y sólo sobreviven las mejores células inmunitarias. Comprobamos que los centros germinales seguían siendo fuertes 15 semanas después de la primera dosis de la vacuna. Seguimos controlando los centros germinales, y no están disminuyendo; en algunas personas, siguen funcionando. Esto es realmente sorprendente", afirma el autor principal, el doctor Ali Ellebedy.

Los científicos no entienden del todo por qué algunas vacunas, como la de la viruela, inducen una fuerte protección que dura toda la vida, mientras que otras, como la de la tos ferina, requieren refuerzos regulares. Pero muchos sospechan que la diferencia radica en la calidad de los centros germinales inducidos por las distintas vacunas.

Las vacunas de Pfizer y Moderna se crearon con tecnología de ARNm. A diferencia de la mayoría de las vacunas, que aportan trozos de proteínas víricas o bacterianas para desencadenar una respuesta inmunitaria, las vacunas basadas en ARNm proporcionan instrucciones para que el organismo construya y libere proteínas extrañas, como la proteína de la espiga en el caso del virus del SRAS-CoV-2.

Para evaluar si este nuevo tipo de vacuna induce una buena respuesta del centro germinal, los investigadores comenzaron el estudio una vez que la primera vacuna contra la COVID-19 estuvo disponible a mediados de diciembre de 2020.

Realizaron un muestreo guiado por ultrasonido de los minúsculos centros germinales en los ganglios linfáticos de la axila. Extrajeron células de 14 personas que recibieron la vacuna de Pfizer. Las muestras se obtuvieron tres semanas después de la primera dosis (justo antes de la administración de la segunda dosis), y en las semanas cuatro, cinco y siete. Diez de los participantes dieron muestras adicionales 15 semanas después de la primera dosis. Ninguno de los participantes se había infectado previamente con el virus que causa la COVID-19.

Tres semanas después de la primera dosis, los 14 participantes habían formado centros germinales con células B que producían anticuerpos dirigidos a una proteína clave del SARS-CoV-2. La respuesta se amplió en gran medida tras la dosis de refuerzo y luego se mantuvo alta. Incluso 15 semanas después de la primera dosis, ocho de 10 personas seguían teniendo centros germinales detectables con células B dirigidas al virus.

"Esto demuestra que la respuesta inmunitaria es realmente robusta. El sistema inmunitario utiliza los centros germinales para perfeccionar los anticuerpos, de modo que se unan bien y duren el mayor tiempo posible. Los anticuerpos en la sangre son el resultado final del proceso, pero es en el centro germinal donde se produce", destacan los científicos.

Los investigadores también obtuvieron muestras de sangre de 41 personas que recibieron la vacuna de Pfizer, entre las que se encontraban ocho que habían estado previamente infectadas por el virus que causa la COVID-19. Las muestras se obtuvieron antes de la administración de cada dosis de la vacuna, así como en las semanas cuatro, cinco, siete y 15 después de la primera dosis.

En las personas sin exposición previa al virus, los niveles de anticuerpos aumentaron lentamente después de la primera dosis y alcanzaron un máximo una semana después de la segunda. Las personas que se habían infectado previamente ya tenían anticuerpos en la sangre antes de la primera dosis. Sus niveles se dispararon rápidamente tras la primera dosis y alcanzaron un pico más alto que los de los participantes no infectados.

Contador

Para leer más