El sellado de varices evita lesiones térmicas en nervios próximos

Varices
FLICKR - Archivo
Publicado 10/05/2019 11:03:15CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular de los hospitales universitarios Sanitas La Moraleja y La Zarzuela (Madrid) ha desarrollado una técnica de sellado de las varices, un procedimiento no quirúrgico con un adhesivo que desvía la sangre hacia las venas sanas y que evita la posibilidad de lesiones térmicas en nervios próximos a la vena tratada, han explicado los doctores Juan Fontcuberta, jefe del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular de los hospitales de Sanitas en Madrid, y Sandra Vicente, especialista del equipo del experto.

En este sentido, ambos doctores han destacado que esto ocurre porque el sistema no transmite calor a las estructuras cercanas, lo que sí ocurre con la aplicación de endoláser o radiofrecuencia. Asimismo, han señalado que tras recibir este servicio no es necesario llevar medias de comprensión.

Se trata de un procedimiento no quirúrgico que permite a los pacientes realizar su vida habitual en 24 horas y no implica ingreso. De este modo, el doctor Fontcuberta ha explicado que su principal ventaja es que permite tratar las varices fuera de quirófano, lo que facilita la recuperación del paciente, y ha añadido que presenta mejores resultados que las técnicas basadas en láser o radiofrecuencia por el reducido impacto que tiene sobre la vida de los pacientes.

"Hemos registrado una reducción muy significativa en las molestias posteriores y los días de recuperación de los pacientes, al tiempo que nos han referido un aumento en su satisfacción", ha apuntado el experto.

Esta herramienta, cuyos resultados han sido presentados en el marco del XIII Simposio Internacional sobre Terapéutica Endovascular, ha sido probada en 85 extremidades de 70 pacientes durante un período de tiempo de 18 meses. Así, el doctor ha destacado que tras su aplicación solo se ha registrado "un caso de flebitis superficial, 2 eritemas locales de la piel y ninguna trombosis venosa profunda ni neuritis".

Asimismo, las manchas, hematomas o cicatrices típicas de las operaciones de varices quedan reducidas con esta técnica, ya que no se produce rotura de la pared venosa.

Por su parte, la doctora Vicente ha concluido que al año de seguimiento el 90,8 por ciento de las venas safenas estaban cerradas y "solo en un 10 por ciento de los pacientes fue necesario aplicar microespuma esclerosante porque las varices persistían. En definitiva, el 79,8 por ciento de las personas tratadas se ha podido reincorporar a su trabajo y a su ritmo normal de vida 24 horas después del tratamiento".

Contador

Para leer más