Publicado 11/11/2020 12:27CET

SEAP y OncoRetos aconsejan establecer oficialmente controles externos de calidad en los Servicios de Anatomía Patológica

Investigadores en un laboratorio
Investigadores en un laboratorio - FARMAINDUSTRIA - Archivo

Este miércoles se celebra el Día Internacional de la Anatomía Patológica

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El grupo OncoRetos, impulsado por Luzán 5 Health Consulting, y la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) advierten de la necesidad de implantar controles de calidad obligatorios en los Servicios de Anatomía Patológica, según recoge el proyecto 'Mejorando la calidad del diagnóstico. Una mirada desde Anatomía Patológica', que cuenta con la colaboración de Roche Farma, Illumina y Bristol Myers Squibb.

La iniciativa busca identificar los desafíos que deben afrontarse en el Sistema Nacional de Salud para optimizar la detección del cáncer y poder así mejorar la atención al paciente oncológico y el grupo OncoRetos y la SEAP advierten que la ausencia de un sistema de control de calidad puede constituir un problema con repercusión directa en los pacientes.

En ese sentido, según una simulación realizada por la SEAP-IAP existe el riesgo de que algunos pacientes no reciban el tratamiento adecuado para su patología, si no se garantiza adecuadamente la realización técnica de biomarcadores diagnósticos y pronósticos, con controles externos.

Tal y como explica Xavier Matías-Guiu, presidente de SEAP-IAP y coordinador del proyecto, "la dificultad del diagnóstico no radica en decir si es o no un cáncer, sino en poner nombre al tumor, porque existen muchos tipos y hay que clasificarlos para iniciar un tratamiento adecuado". Así, insiste en que "aunque los servicios de Anatomía Patológica realizan sistemáticamente controles de calidad internos, los controles externos garantizan la uniformidad de las técnicas en todo el territorio del Sistema Nacional de Salud".

Por su parte, Boi Ruiz, director de la Cátedra de Gestión y Políticas Sanitarias de UIC Barcelona y miembro del comité, insiste en que "la optimización del tratamiento aporta resultados en esperanza y calidad de vida, como también adecua la utilización de los recursos evitando sobrecostes al Sistema".

En la misma línea, Pilar Garrido, jefa de Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal y también miembro del comité, apunta que "la calidad del diagnóstico es un aspecto crucial, estrechamente relacionado con la eficacia del tratamiento" y subraya que "en la era de los tratamientos dirigidos y la inmunoterapia es un factor si cabe más importante que requiere del trabajo en equipo de todos los implicados en la atención de los pacientes".

Por todo ello, desde OncoRetos y SEAP urgen a solventar cuanto antes este problema estableciendo un sistema adecuado y de carácter oficial de evaluación de los procesos. Además, reclaman que dichos controles de calidad sean auspiciados por la Administración Pública, garantizando la transparencia y la objetividad de los procesos y, de este modo, asemejarnos en calidad a otros países europeos.

COLABORACIÓN DE OTRAS ENTIDADES

El proyecto cuenta con la colaboración de miembros de otras entidades, como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), así como con expertos en gestión sanitaria y representantes de las asociaciones de pacientes Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP).

La SEAP-IAP cuenta desde hace 16 años con un Programa de Garantía de Calidad implementado en todo el territorio del Sistema Nacional de Salud y se ofrece a ejercer de agente evaluador o acreditador, garantizando que los resultados de cualquier evaluación gestionada por la Sociedad sean públicos y accesibles, si bien las medidas correctoras para los centros que no logren una evaluación óptima serían siempre potestad de las Administraciones.

En este punto, el grupo destaca que de manera no oficial, numerosos servicios de Anatomía Patológica siguen este programa, que ya ha permitido uniformar técnicas entre centros de diferentes partes de España.

El grupo experto apunta a que esta opción podría ser la más viable ya que no se trata de crear de cero un nuevo estándar, sino de extender un sistema ya existente.

Más allá de la implantación de un sistema de calidad, este grupo de expertos señala la necesidad de tomar medidas para enmendar posibles errores técnicos que se puedan producir. En este sentido, creen que es preciso acompañar a los centros que no tengan resultados óptimos, e implantar medidas correctoras.

(EP)

Contador

Para leer más