Sanitas Hospitales incorpora a sus unidades del dolor la estimulación medular y de nervios periféricos

Actualizado 07/10/2014 10:35:12 CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Sanitas Hospitales ha reforzado los tratamientos ofrecidos en sus unidades del dolor, especializadas en el tratamiento del dolor crónico e intratable, con la incorporación de la terapia estimulación medular y de nervios periféricos, para tratar la migraña severa y la angina crónica de miocardio.

Se trata de un tratamiento para personas que sufren de ciertos tipos de dolor crónico mediante un dispositivo implantado que genera pequeñísimos impulsos eléctricos capaces de impedir o modular el dolor. "Además del efecto analgésico, se ha comprobado que aumenta el flujo sanguíneo y estimula la regeneración nerviosa", ha explicado el jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Sanitas La Moraleja, Martín del Avellanal Calzadilla, con motivo de la celebración del Día Mundial del Dolor.

Para ello, se implantan unos electrodos en el canal vertebral o debajo de la piel cerca del nervio afectado o en la zona del dolor. Tras una fase de prueba para que el paciente compruebe su eficacia, se implanta un generador definitivo. El procedimiento se realiza con anestesia local y sedación ligera y de forma ambulatoria.

La técnica estaba hasta ahora principalmente indicada para pacientes con lesiones medulares o con dolores radiculares severos en piernas y brazos que persisten tras intervenciones quirúrgicas de columna o accidentes graves y que no responden a otros tratamientos.

Asimismo, su uso está extendido en pacientes con isquemia grave de miembros inferiores que no se pueden resolver con tratamiento quirúrgico. "Los avances de la técnica en los últimos años permiten ahora implantar los dispositivos casi en cualquier localización y tratar cada vez más tipos de dolor", ha recalcado el experto.

En concreto, entre los nuevos usos de la estimulación, la terapia se emplea para el tratamiento de migrañas severas. De esta forma, ha apostillado Martín del Avellanal Calzadilla, se abre una nueva posibilidad para aquellas personas que padecen esta dolencia altamente discapacitante y con una importante prevalencia ya que se estima afecta hasta un 2,3 por ciento de la población.

Del mismo modo, la terapia se ha demostrado eficaz en pacientes con anginas de miocardio intratables, una de las principales secuelas del infarto que se manifiesta como una opresión o dolor en el pecho que recuerda al tipo de dolor experimentado en el infarto. En estos casos, la estimulación eléctrica logra disminuir el número e intensidad de las crisis y aumentar de forma notable la tolerancia al ejercicio.

"La estimulación medular eléctrica no es apropiada en todos los casos ni un tratamiento de uso generalizado. Se trata exclusivamente de una alternativa de tratamiento cuando se han agotado todos los tratamientos convencionales como por ejemplo terapias con analgésicos, fisioterapia o bloqueo de los nervios", ha remarcado el especialista.

Para leer más