Publicado 28/10/2021 16:19CET

El miedo a acudir a los hospitales y los tiempos de respuesta, agravaron las secuelas del ictus en la pandemia

Archivo - Dolor de cabeza, ictus, tensión.
Archivo - Dolor de cabeza, ictus, tensión. - PORNPAK KHUNATORN/ISTOCK - Archivo

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes que han sufrido un ictus durante la pandemia han sufrido mayores secuelas que en años anteriores, debido al miedo por acudir a los hospitales y por los tiempos de respuesta de los servicios.

Esta afirmación la ha realizado el coordinador del Grupo de Trabajo Neuro-Ictus de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), Francisco Aranda, con motivo del Día Mundial del Ictus (29 de octubre). Esta enfermedad, apunta el experto, provoca que, en Europa, cada 40 segundos alguien la padezca y fallecen una de cada tres personas.

Por ello, los expertos del SEMES han reconocido que es necesario profundizar en las necesidades de los profesionales de Urgencias y Emergencias para poder dar respuesta a la atención de los pacientes. Asimismo, la creación de la especialidad en Medicina y Enfermería de Urgencias y Emergencias supondría una ayuda para abordar estos casos.

"En un ictus, un minuto puede salvar una vida y los profesionales de Emergencias y Urgencias somos los responsables de ese minuto", ha comentado el vicepresidente de SEMES, César Carballo. Además, ha detallado que, por cada isquemia que se sufre, "se pierden casi 2 millones de neuronas y 14 billones de conexiones neuronales".

En España, alrededor de 120.000 personas sufren ictus al año, de las que 40.000 fallecen. Además, cerca de un 30 por ciento de los pacientes sufren algún tipo de discapacidad tras él.