Publicado 14/06/2022 15:45

Expertos llaman a potenciar el diagnóstico precoz del VIH en los servicios de urgencias

Congreso Semes celebrado en Vigo entre el 8 y el 10 de junio de 2022
Congreso Semes celebrado en Vigo entre el 8 y el 10 de junio de 2022 - GILEAD

VIGO, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Por cada paciente diagnosticado de forma temprana se pueden evitar de dos a cuatro nuevas infecciones debidas al VIH, por lo que los expertos llaman a potenciar el diagnóstico precoz en los servicios de urgencias, tal y como pusieron de manifiesto en el XXXI Congreso Nacional de SEMES (Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias), celebrado en Vigo.

Así, el coordinador del grupo de infecciones de SEMES, Juan González del Castillo, apeló en su intervención a hacer "un pequeño esfuerzo tan fácil como realizar una serología", puesto que cuando se tarda en realizar un diagnóstico, "se condiciona la vida del paciente, su
morbimortalidad, puede tener un peor pronóstico de la enfermedad y, además, supone un aumento de los costes sanitarios porque los tratamientos son más caros".

González del Castillo aludió al programa 'Deja tu huella', en el que colaboran SEMES y el laboratorio Gilead, gracias al cual se establecieron recomendaciones para la solicitud de una serología no urgente a pacientes que acudían a los servicios de urgencias y que cuenta ya con una red de casi 100 servicios de urgencia hospitalaria
comprometidos con el cribado.

Por su parte, la asesora de la Red Hospitales VIH, María Jesús Pérez Elías, expuso que lograr el objetivo de aflorar el diagnóstico oculto "no es solo problema de los médicos de infecciosas, sino del resto del sistema sanitario". "Si no se le pregunta, ni se le hace la prueba del VIH, se perpetúa el número de infecciones que seguimos teniendo, el
diagnóstico oculto que mantiene esa epidemia que no conseguimos erradicar", alertó.

50% DE DIAGNÓSTICO TARDÍO

Finalmente, el coordinador de la Unidad de Patología Infecciosa del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Luis Morano, proclamó que "el objetivo debería ser diagnosticar a todas las personas infectadas lo antes posible", porque de esta forma, se iniciaría el tratamiento antirretroviral y se evitaría que el porcentaje de diagnóstico tardío siga siendo "cercano al 50%".

Según Morano, alrededor del 28% de las "oportunidades perdidas" para
diagnosticar la infección VIH se producen en los servicios de urgencias. Asimismo, ha subrayado que el cribado del VIH en estos servicios hospitalarios abre la puerta al diagnóstico de una serie de perfiles de
pacientes que no acuden a otros niveles asistenciales u otras poblaciones con difícil acceso al sistema sanitario, como inmigrantes en situación irregular, personas sin hogar o usuarios de drogas, entre otros.

Contador