Publicado 16/08/2021 12:10CET

Un estudio concluye que la tercera dosis para personas en diálisis debería ser con una vacuna de ARNm

Archivo - Vacuna.
Archivo - Vacuna. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes que reciben tratamiento hospitalario de diálisis por enfermedad renal producen una mayor respuesta de anticuerpos neutralizantes cuando se les administra la vacuna Covid-19 de Pfizer-BioNTech (de ARNm), en comparación con la vacuna de Oxford-AstraZeneca, según un estudio publicado en 'The Lancet', por lo que se recomienda administrar la tercera dosis en estos pacientes con una vacuna de ARNm.

De hecho, se ha informado de que se dará prioridad a los pacientes inmunodeprimidos para que reciban una tercera dosis de la vacuna en otoño, por lo que los investigadores han presentado sus resultados al Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés) como prueba de la mejor manera de proteger a este grupo vulnerable.

Los niveles de anticuerpos por sí solos no predicen la eficacia de la vacuna y los investigadores confían en que, para la mayoría, un ciclo completo de cualquiera de las dos vacunas seguirá protegiendo contra la enfermedad grave o la muerte.

Como parte del estudio, dirigido por el Instituto Francis Crick, en Londres, y el Imperial College de Londres (Reino Unido), el equipo de investigación examinó muestras de sangre de 178 pacientes que recibían tratamiento de hemodiálisis.

El proyecto, financiado por Kidney Research UK, la National Kidney Federation, Kidney Wales, la PKD Charity y varias asociaciones de pacientes renales, incluye a pacientes de todo el Reino Unido y, con el tiempo, informará sobre más de 1.000 pacientes en hemodiálisis.

Los investigadores utilizaron sólidos ensayos de neutralización viral de alto rendimiento (pruebas de laboratorio), desarrollados en el Crick, para comprobar la capacidad de los anticuerpos de bloquear la entrada del virus en las células, los llamados "anticuerpos neutralizantes", contra diferentes variantes del SARS-CoV-2, incluida la delta.

NIVELES DE ANTICUERPOS 6 VECES SUPERIORIES CONTRA LA VARIANTE DELTA

En los pacientes que no habían sido infectados previamente por el SARS-CoV-2, los que habían recibido la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech tenían niveles seis veces superiores de anticuerpos neutralizantes contra la variante delta, en comparación con los vacunados con la vacuna de Oxford-AstraZeneca. Los niveles inducidos por la vacuna de ARNm fueron comparables a los observados en los controles sanos después de ambas dosis de la vacuna.

En los pacientes que tenían evidencia de infección antes de la vacunación, ambas vacunas indujeron niveles detectables de anticuerpos neutralizantes. Estos resultados sugieren que los pacientes que no han sido infectados por el SARS-CoV-2 previamente y han recibido la vacuna Oxford-AstraZeneca, probablemente se beneficiarían de una tercera dosis temprana de una vacuna alternativa de ARNm.

"Lamentablemente, el riesgo de Covid-19 ha sido mucho mayor para los pacientes en diálisis, ya que hemos observado altas tasas de ingresos y muertes en este grupo", explica el becario clínico postdoctoral del Laboratorio de Biología Celular de la Infección del Crick, Edward Carr. "El nivel de anticuerpos neutralizantes frente a delta de los pacientes en hemodiálisis, que no han tenido una infección previa por Covid y han recibido la vacuna Oxford-AstraZeneca, podría no ser suficiente para prevenir la infección por delta", ha añadido. "Es importante destacar que hemos descubierto que este grupo (sin infección previa) responde bien a las vacunas de ARNm y podemos utilizar estos conocimientos para informar sobre futuras estrategias de vacunación", destaca Carr.

Por su parte, la directora ejecutiva de Investigación, Innovación y Política de Kidney Research UK, Aisling McMahon, que cofinanció el estudio, ha dicho que "se trata de una investigación muy oportuna". En este sentido, ha recordado que ya se sabe que muchos pacientes renales responden peor a las vacunas que la población general. "La buena noticia es que ambas tecnologías de vacunación protegen a las personas de enfermedades graves; sin embargo, muchos pacientes en diálisis siguen teniendo que viajar al hospital varias veces a la semana para recibir un tratamiento que les salve la vida, por lo que siguen teniendo más riesgo de contraer Covid-19", apunta.

"Estos resultados indican claramente que es poco probable que los pacientes de diálisis (que no han tenido previamente Covid-19) estén adecuadamente protegidos de la variante delta si reciben la vacuna AstraZeneca", remacha la experta, que agrega que este estudio proporciona una "fuerte evidencia" para apoyar una tercera dosis de una vacuna de ARNm como tratamiento estándar tan pronto como sea posible para todos los pacientes inmunocomprometidos que potencialmente siguen en riesgo.

Por su parte, el jefe del Laboratorio de Biología Celular de la Infección del Crick, Rupert Beale, ha comentado que "el programa de vacunación en el Reino Unido ha sido un gran éxito, pero la pandemia no ha terminado". Así, añade que, aunque la mayoría de las personas gozan de mayor libertad, muchos pacientes inmunodeprimidos siguen siendo vulnerables. "Nuestros datos sugieren que será necesario administrar una tercera dosis de la vacuna para proteger a algunos grupos de pacientes", comenta.

Por otro lado, el profesor clínico titular honorario del Imperial College de Londres y nefrólogo consultor del Imperial College Healthcare NHS Trust, el doctor Stephen McAdoo, que codirige el grupo de eficacia de la vacuna de la Asociación Renal del Reino Unido, ha afirmado que "la participación conjunta de los profesionales de la salud renal y de los pacientes en este estudio demuestra la necesidad y el objetivo común de intentar optimizar la protección de las personas con enfermedades renales, que se han visto afectadas de forma desproporcionada por la Covid-19".

Para leer más